Noticia anterior

PORTUGAL HA DENEGADO AL "BARCO DEL ABORTO" LA ENTRADA EN SUS AGUAS TERRITORIALES

¿Cuando van a poder las mujeres decidir sobre su propio cuerpo? ¿Para cuando los derechos de las mujeres? PORTUGAL HA DENEGADO AL

Como mínimo 20.000 abortos ilegales se realizan anualmente en Portugal, y como resultado de las complicaciones devengadas por estos abortos alrededor de 5.000 mujeres acuden a hospitales para ser atendidas, anualmente, y se estipula que entorno a cien mujeres han muerto innecesariamente en los últimos 20 años; por no hablar de las que han sido encarceladas por estas "prácticas ilegales". Cada 6 minutos muere una mujer en el mundo debido a un aborto ilegal e inseguro.

Se estima que cada año 46 millones de mujeres alrededor del mundo recurren al aborto inducido para terminar con un aborto no deseado. El tratamiento legislativo que se le ha dado al aborto varía considerablemente de un país a otro, notándose una "cierta" tendencia hacia la adopción de leyes más liberales: actualmente, el 62 por ciento de la población mundial vive en 55 países donde el aborto inducido está permitido, ya sea sin restricciones en cuanto a su causa, o por razones socioeconómicas. Por otra parte, hay un 25 por ciento que vive en 54 países que lo prohíben completamente o tan sólo lo permiten para salvar la vida de la madre. En 1998, el Parlamento luso aprobó con el voto unánime de la izquierda un proyecto de ley para despenalizarlo en las 10 primeras semanas de gestación, pero el Gobierno convocó un referéndum y lo perdió por escaso margen (50,91% en contra), al anunciar el primer ministro socialista y católico Antonio Guterres que se sumaba al no. El objetivo principal del viaje a Portugal del Borndiep -el barco de "Women on Waves"- era llamar la atención de la derecha sobre la necesidad de una educación sexual objetiva y el empleo de anticonceptivos, así como servicios legales y seguros para la práctica de abortos. Con esta expedición, Women on Waves ha querido demostrar que debido a la prohibición del aborto muchas mujeres –sobre todo jóvenes- se encuentran con el grave problema que supone un embarazo no deseado. Se estima que entre 20.000 a 40.000 portuguesas sufren abortos clandestinos e inseguros cada año. Y como resultado de semejantes leyes restrictivas, muchas ingresan en hospitales con fuertes hemorragias que hacen peligrar su vida: cada año 5000 mujeres son hospitalizadas con serias complicaciones y 100 han muerto innecesariamente en los últimos veinte años. www.womenonwaves.org El barco-clínica tenía planeado colocarse a 12 millas de la costa y allí suministrar una píldora abortiva, acercarse a la costa y atracar en los puertos para realizar una serie de conferencias y talleres de trabajo con organizaciones lusas afines a 'Women on Waves'. No obstante, y a pesar de que el Borndiep no había violado ninguna ley portuguesa, holandesa o internacional con las actividades que ejercen a bordo, el ministro de Defensa portugués prohibió su amarre en puerto, alegando que el barco iba a "incitar actos contrarios a la ley'. Y agregó: "se trata de una cuestión de legalidad y no de moralidad. Aceptar que terceros viniesen a violar nuestra ley nos haría más difícil ejercer la autoridad ante los portugueses'. ¿CONSENSO INTERNACIONAL? NO, CHARLATANERIA SIN MÁS En junio de 2003 el Parlamento Europeo adoptó el informe Lancker" (informe van Lancker A5-00223/2002), informe que recomienda realizar abortos legales y seguros y a los países a que no procesen a las mujeres que hayan tenido un aborto ilegal. http://www.europarl.eu.int/press/index_es.htmPor otra parte, las Naciones Unidas estipularon en la "Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo" en el Cairo (1994) que: "Se urge a Gobiernos y a organizaciones a reforzar su responsabilidad hacia la salud de las mujeres, ocuparse del impacto de la salud provocado por abortos inseguros como un interés mayor de salud pública. Esta misma declaración también se manifestó en la "IV Conferencia de Mujeres", en Beijing (1995).Así mismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estipula que: "los Gobiernos han de evaluar el impacto de salud de los abortos inseguros, reducir la necesidad de abortar a través de mejorados y difundidos servicios de planificación familiar, y elaborar las leyes y las políticas de aborto, partiendo de la base de que es una obligación hacia la salud de las mujeres y no bajo un código penal o de medidas punitivas. Las mujeres que deseen terminar con su embarazo deberían tener acceso rápido a una información fiable, consejo amable y, paralelamente, servicios para la prevención de embarazos no deseados y gestión para las complicaciones". http://www.who.int/en/ En la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo en el Cairo, el aborto inseguro fue reconocido como un problema mayor de la salud pública. La OMS estima que 20millones de los 46 millones de embarazos que terminan en abortos inducidos cada año se realizan bajo condiciones peligrosas y bajo un clima social adverso; como resultado tenemos una cifra escalofriante de muertes: 80.000 cada año por infecciones, hemorragias, heridas en el útero y por efectos tóxicos que se toman para inducir el aborto.Es imposible elaborar un perfil único de la mujer que decide interrumpir su embarazo, al ser esta una práctica que adoptan mujeres casadas, solteras, mayores o adolescentes –estudiantes o no- mujeres con descendencia o no, mujeres analfabetas o con educación, pobres o ricas, creyentes o incrédulas. Así, cualquier mujer puede verse en la disyuntiva, en algún momento de su vida, de tener que enfrentarse a un aborto, al margen de que en el país que resida esta práctica sea legal o todo lo contrario. Es decir, la penalización no hace desistir de la decisión que se ha tomado, lo hará de todas las maneras aunque esto suponga un grave riesgo para su vida. Y de nuevo, nos enfrentamos al hecho de que quienes se enfrentan a mayores riesgos son las más pobres y jóvenes al tener menos probabilidades de tener acceso a abortos seguros.No obstante, y a pesar de estos buenos propósitos, hay países que no aceptan que las mujeres decidan sobre su propio cuerpo y luchan por todos los medios restringir (o prohibir) las pocas leyes permisivas de aborto, las estipulaciones, los informes, los protocolos de intenciones etc., etc.; todo este compendio de preceptos que algunos, (demasiados) gobernantes se lo pasan por salvase la parte.Como ejemplo de una política restrictiva podemos citar la de Estados Unidos de América, El Salvador y algún otro en América Latina, Caribe, Polonia, Malta, Irlanda…A pesar de encontrarnos en el siglo XXI hay actitudes que nos recuerdan a la época de la Inquisición. ¿Exageración? Nada más lejos de la realidad. ¡Que se lo pregunten a los cientos y cientos de mujeres que tienen que recurrir a un aborto clandestino! Los cavernícolas arrastraban a las mujeres de los pelos, hoy no sé cuántos siglos después, los hombres siguen regulando nuestros cuerpos y nuestras vidas. No es victimismo, es impotencia, rabia y una realidad a contrastar.Es curioso que en Estados Unidos –país demócrata por excelencia (?)- y con la intención de atemorizar a los casi 1,3 millones de mujeres que optan por el aborto cada año, algunas autoridades se han sacado de la manga una táctica científica que asegura que existe un vínculo entre el aborto y el cáncer de mama. Afortunadamente ha habido un consenso entre la comunidad científica afirmando que el aborto inducido no incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Ninguna de las principales organizaciones nacionales dedicadas al cáncer de mama ha afirmado que exista un vínculo establecido entre ambos.En contraposición, más de 15 estados han considerado nuevas leyes que podrían obligar a los médicos a proporcionar a sus pacientes información médicamente inexacta y alarmista con relación al supuesto vínculo entre el aborto inducido y el cáncer de mama. ¿Cuál será el próximo paso para atemorizar a la población femenina? Estamos en el siglo XXI y, mujeres, ojo avizor porque ¡big brother is watching us! www.cancer.org y www.cancer.govEn el Reino Unido, el padre de la ley del aborto, David Steel, acaba de hacer un llamamiento a reducir a 22 semanas el tiempo legal de interrupción del embarazado, situado actualmente en este país en 24 semanas.Este diputado liberal considera que los progresos médicos permiten hacer viable la vida de cualquier feto de más de 22 semanas. Este criterio sirve, en su opinión, para establecer el momento a partir del cual la vida del feto ya no depende en los supuestos prescritos de la voluntad de la madre.La ley del aborto británica fue implantada en 1967. 'La ley ya ha sido adaptada (en 1990) en respuesta a los progresos médicos. El mundo ha evolucionado y creo que hay razones para disminuir este plazo. Pienso que deberíamos alinearnos con lo que se hace en el resto de Europa', indicaba Lord Steel, jefe del Partido Liberal entre 1976 y 1988.La izquierda "pone cerco" a las proposiciones de ley sobre el aborto El 28 de Septiembre decenas de grupos organizados de América Latina y el Caribe, exigían a sus gobernantes métodos anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir; su eslogan era "las mujeres deciden, la sociedad respeta y el estado garantiza" Paradójicamente, ni las mujeres deciden, la sociedad no les respeta y el estado no les garantiza ni tan siquiera poder ir seguras por la calle.En España, el pasado 28 de Septiembre, el Congreso desestimó ampliar la despenalización del aborto pero el PSOE prometía un 'cambio tranquilo'. El pleno del Congreso de los Diputados rechazó, por una amplia mayoría, la toma en consideración de tres proposiciones de ley defendidas por Esquerra Republicana (ERC), Izquierda Verde (IU-ICV) y Bloque Nacionalista Gallego (BNG) dirigidas a ampliar la regulación del aborto, con el fin de que esta decisión dependa exclusivamente de la mujer. De cualquiera de las maneras, los socialistas consideraron que no era el momento de proponer un cambio, cambio que según ello, pretenden incluir en la reforma del Código Penal que el Ejecutivo quiere aprobar en el 2005.Seguiremos esperando…Las iniciativas fueron respaldadas tan sólo por los grupos que las propusieron, dos de ellos, ER e Izquierda Verde, principales socios parlamentarios del Gobierno. El resto, bien se abstuvo (como CiU y PNV que dieron libertad de voto a sus diputados con convicciones católicas), bien rechazó las iniciativas, principalmente el PP y el PSOE.María Soraya Rodríguez, del PSOE, aseguró "compartir el fondo de las propuestas", pero señaló la necesidad de establecer un 'cambio tranquilo' que garantice, desde el punto de vista normativo, el derecho a la salud sexual y reproductiva de las mujeres. Según Pilar López, el PSOE quiere además lograr un 'contrato social' con médicos, personal sanitario, movimientos feministas, abogadas y colectivos afectados y aprobar al tiempo una 'ley de salud sexual', 'imprescindible' para "luchar contra los embarazos no deseados entre las adolescentes", y esperamos que también entre las no tan adolescentes… Porque aborto legal no es igual a aborto seguro.Despenalizar la interrupción del embarazo no es suficiente para terminar con las muertes y secuelas que deja el aborto inseguro. Así, los gobiernos deben asegurar que existan servicios de aborto de calidad y seguros para todos los estratos sociales.Exponía el Sr. Cashman, del PSE el pasado 17 de septiembre en un debate acerca del "barco del aborto" en el Parlamento Europeolo siguiente: ["Sr. Presidente, de alguna manera encuentro irónico que todos los hombres que han hablado al otro lado de esta Casa hayan tenido la audacia de decir a las mujeres lo que ellas deben hacer con sus cuerpos. Estoy muy orgulloso de encontrarme aquí y defender el derecho de las mujeres a decidir. Fundamentalmente se trata de esto: se trata de decidir. De una elección basada en una buena información. Me parece triste que en esta Casa haya personas que quieran encarcelar a mujeres y a otras personas, en ignorancia.Estamos hablando de una libertad fundamental, con el punto de mira puesto en el aborto, un tema muy emotivo. Es muy fácil para todos ustedes tratar de desviar este debate, pero no hay que desviarlo porque estamos hablando de libertades fundamentales: libertad de información, libertad de movimiento, libertad de expresión, y lo que hay aquí es intolerancia. Y estoy orgulloso de estar aquí y de de decir que si permitimos que esto pase en Portugal, ¿qué sucederá cuando haya otro gobierno que tenga otro punto de vista sobre opiniones que sean diferentes a la suya? ¿Qué sucederá entonces? Si nos quedamos quietos, sin hacer nada, nosotros estamos condenando estas actitudes no democráticas.He escuchado mencionar la religión. Me apena. Veo los tentáculos del Vaticano sobre todo esto. Las mujeres no necesitan sermones de hombres con hábitos diciéndoles lo que tienen que hacer con sus cuerpos. Por favor, mantengan su religión fuera de la política. Si pudiéramos separar la política y la religión, yo les digo, señores, que el mundo estaría más seguro y sería un lugar donde poder vivir mejor.Condeno las acciones del Gobierno portugués y exhorto a esta Casa a hacer lo mismo. Este asunto llega al corazón de Europa. La nuestra es una Europa basada no en la supresión de la información o represión sino en las libertades fundamentales y en los derechos humanos. La acción del Gobierno portugués no debe y no quedará sin respuesta.Finalmente, como ya he dicho anteriormente, se trata de una elección basada en la información opuesta a una forzada ignorancia. Por lo tanto, llamo la atención a la Comisión a que actúe en su capacidad como guardián de los Tratados y de los derechos fundamentales consagrados en estos Tratados"]. Natalia Martín

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Jueves 25 de mayo de 2017 - 12:44