Noticia anterior

Mujeres vascas por la paz

Noticia siguiente
La Escuela de Cultura de Paz de la UAB expresa su apoyo al colectivo de mujeres vascas Ahotsak y destaca los logros alcanzados por este colectivo. Mujeres vascas por la paz

La Escuela de cultura de Paz de la Universidad Autónoma de Barcelona, uno de cuyos principales cometidos es el seguimiento, análisis y actuación sobre los procesos de paz, sea en conflictos armados o en conflictos que no están fase bélica pero que todavía no están resueltos, y ante la situación de tensión que se vive actualmente a raíz del atentado del pasado 30 de diciembre en Madrid, que ha afectado profundamente al intento de llevar a cabo un proceso de paz en el País Vasco, desea manifestar lo siguiente:

1. Ante la ausencia de condiciones y de serenidad para que en el corto plazo puedan producirse medidas que podrían conducir a una pronta finalización del conflicto, y a partir de nuestra experiencia de analizar todos los procesos de negociación que existen en el mundo y de contrastar opiniones con las numerosas personas que facilitan procesos de paz en diferentes continentes, la Escuela de Cultura de paz quiere manifestar la extrema importancia que tiene en estos momentos mantener y fortalecer aquellas iniciativas civiles, sociales, culturales o políticas que intentan establecer y mantener lazos de comunicación entre personas de diferentes sensibilidades políticas que, a pesar de ello, están unidas por el deseo de ver finalizada cualquier expresión de violencia, y por la convicción de que la paz y la reconciliación sólo será posible mediante el diálogo continuo, el respeto a al diferencia, la defensa de todos los derechos humanos, el rechazo a las violencias y el fortalecimiento de un sistema democrático que sea capaz de responder a las demandas de la ciudadanía.

2. En la práctica totalidad de los conflictos que actualmente están teniendo lugar en el mundo y en los que ya han sido resueltos por vías pacíficas y dialogadas, las mujeres han hecho propuestas y han liderado y protagonizado iniciativas encaminadas a fortalecer estos procesos. En muchos de estos contextos han sido mujeres pertenecientes a comunidades enfrentadas en sociedades polarizadas quienes han alzado sus voces para tender puentes de diálogo y comunicación. Así lo ha recogido Ahotsak en su manifiesto fundacional al señalar que "partiendo desde lo que nos une y desde lo que nos separa, queremos explorar pasos hacia delante en la búsqueda de la paz y de la reconciliación".

a. En Irlanda del Norte las mujeres unionistas y republicanas fundaron de manera conjunta el partido político Northern Ireland Women’s Coalition, con el que concurrieron a las urnas y participaron en el proceso de negociación demostrando que era posible llevar a cabo un proceso de carácter inclusivo y convirtiéndose en la demostración palpable de que el trabajo conjunto de las comunidades enfrentadas era posible. La creación de este partido cristalizaba los esfuerzos por la paz de organizaciones de la sociedad civil mixtas durante el transcurso del conflicto.

b. Mujeres israelíes y palestinas, unidas en torno al colectivo de Mujeres de Negro, han trabajado de manera conjunta denunciando el gravísimo impacto que sobre la población civil está teniendo el conflicto armado en esta región, así como las violaciones de derechos humanos que se están cometiendo. Además, ha sido creada la Comisión Internacional de Mujeres para una Paz israelo-palestina, auspiciada por Naciones Unidas e integrada por delegaciones de alto nivel de ambos países.

c. En el proceso de negociación de Sri Lanka, mujeres representantes del Gobierno y del grupo armado de oposición LTTE, integraron el comité de género en las negociaciones de paz, con la facilitación de Noruega y acordando una agenda común de negociación a pesar de las diferencias políticas, étnicas, culturales, lingüísticas y religiosas.

d. En los Balcanes, mujeres de todos los territorios que conformaban la ex Yugoslavia se unieron también en torno a Mujeres de Negro para pedir el fin de la guerra y del genocidio.

e. En otros muchos países del continente africano, devastados por la guerra, las mujeres se han implicado de manera directa en la construcción de la paz. En la región de África Occidental mujeres de varios países de la región (Liberia, Sierra Leona y Guinea) han constituido la red transfronteriza Mano River Women’s Peace Network. En Somalia, mujeres de diferentes clanes se han unido para reclamar la paz y el fin del conflicto armado y pedir el cumplimiento de los acuerdos de paz. En Uganda organizaciones de mujeres de la sociedad civil han reclamado que el proceso de paz no excluya a las mujeres. En este proceso ha jugado un papel muy destacado la mediadora gubernamental Betty Bigombe. Por otra parte, en países como Colombia, el movimiento de mujeres por la paz ha sido muy activo reclamando a las partes el fin de las hostilidades armadas y el diálogo para poner fin al conflicto armado, y en Chipre mujeres de ambas partes de la isla han establecido encuentros intercomunitarios explorando vías de solución al conflicto. En Nepal, las mujeres jugaron un papel fundamental en las movilizaciones democráticas del pasado año y ahora reclaman participar plenamente en el proceso de conformación de un nuevo régimen democrático.

3. Los presupuestos expuestos por Ahotsak forman parte también de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU en la que se reconoce el importante papel que desempeñan las mujeres en la prevención y solución de los conflictos y en la consolidación de la paz y en la que se subraya la importancia de que las mujeres participen en pie de igualdad en los procesos de paz. También han sido defendidos por colectivos mujeres de todo el mundo en otros contextos de conflicto que han trabajado de manera activa por la paz en sus países.

4. En este sentido, estimamos de manera especial el valor que ha supuesto, supone y supondrá la iniciativa de las mujeres vascas unidas en torno al colectivo Ahotsak, voces de mujeres para la paz, cuyo manifiesto inicial del 8 de abril de 2006 establece las bases para un acuerdo de mínimos que ya debería haberse superado en la proyectada pero inexistente Mesa de Partidos. Así pues, animamos al colectivo Ahotsak a que continúe trabajando para lograr un acuerdo que sirva de cimiento para un futuro proceso de diálogo y búsqueda de consensos en el interior de la sociedad vasca, con o sin la existencia de ETA.

Publicado en: Escuela de cultura de Paz

Bellaterra, 23 de Enero de 2007

* El proceso de paz en el País Vasco

Vicenç Fisas (Enero 2007)

Director de la Escuela de Cultura de Paz, UAB) Artículo en:

http://www.escolapau.org/img/programas/procesos/06procesos016.pdf

*¿Y si la mujer también negocia la paz? Debate:http://www.escolapau.org/img/programas/alerta/articulos/07articulo043.pdf

Para más información contactar con María Villellas

Escola de Cultura de Pau (UAB)

Tel. +34 93 581 27 52 – Fax: +34 93 581 32 94

Email: alerta.escolapau@pangea.org

Web:http://www.escolapau.org

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Jueves 23 de noviembre de 2017 - 08:10