Noticia anterior

O el Poder Judicial se ha vuelto loco o a sus integrantes las neuronas les están jugando una mala pasada

Noticia siguiente
O la misoginia está alcanzando unas cuotas… alarmantes O el Poder Judicial se ha vuelto loco o a sus integrantes las neuronas les están jugando una mala pasada

El año ha comenzado algo más caótico de lo que terminó o por lo menos así nos lo están mostrando los medios de comunicación en sus enunciados y posterior información. Y lo documento.

Estrella Digital/Efe, artículo del día 16/02/2007 enunciaba: "La Audiencia de Barcelona absuelve a un condenado por maltrato familiar al ser amante de la víctima". Continúa informándonos la entradilla "… ha sido absuelto por la Audiencia de Barcelona del delito de maltrato psicológico por ser amante de la víctima, con la que mantenía una relación extramatrimonial de varios años. La sentencia afirma que no existe delito porque 'no hubo más que una relación que no sobrepasó la aventura, que ellos mismos refieren pese a que superó los tres años de duración'…"

Es decir, que según los señores letrados para que ellos reconozcan que verdaderamente existe delito tiene que existir un tiempo, ¿prudencial? ¿Cuál sería este tiempo, cuatro, seis, ocho… años? Claro, tampoco puede existir, parece ser, "una aventura extra matrimonial", porque, siempre parece ser, los únicos que pueden permitirse tamaña licencia son los varones; a ellos sí se les está permitido echar una canita al aire. Es decir, como el maltratador y la "supuesta" víctima mantuvieron una relación extramatrimonial pero sin un proyecto de vida en común, es decir, que no existía un vínculo estable, a pesar, vuelvo a insistir, de que duró tres años…, fue erróneo tramitar la causa como violencia doméstica. Ríanse ustedes del ayatolá Jameini o de Jatamí. 

Esta misma noticia la recogió El Periódico, en la sección de sociedad pero el 15/02/2007 y cubrió la noticia J.G.Albalat. La titulaba: "Un tribunal falla que maltratar a un amante no es violencia doméstica" Y el subtítulo versaba: "Absuelto un hombre que acosó a la mujer casada con la que se relacionaba". Si tienen unos minutos que les sobre, les ruego analicen el contenido de este subtitulo. No voy a comentar el desarrollo de la noticia que viene a decir lo mismo que la anterior porque, de alguna o de todas las maneras, transcriben el sentir de los jueces…

Este mismo periodista recoge, asimismo, otra noticia cuyo titular versa "Separaciones conflictivas" y señala que otro tribunal de Barcelona ha absuelto a un acusado de abusos sexuales y violencia doméstica por falta de pruebas, a pesar de la declaración incriminatoria de la víctima porque, afirma el tribunal que en los casos de separación matrimonial conflictiva en el que existen pleitos por la custodia de hijos o visitas, suele ser frecuente denuncias por "supuestos malos tratos o abusos que no corresponden a la realidad". No negamos que esto pueda existir, pues personas mentirosas las hay en todas las estratosferas pero, ¿no sería correcto que antes de dictar semejante sentencia averiguaran la realidad del caso para evitar así males mayores?

El diario El Mundo, alberga esta noticia en la sección de España, actualizada con fecha 15/02/2007 14:46 y la titula "Absuelto en Barcelona un condenado por maltrato porque la víctima era su amante". El desarrollo de la noticia viene a ser más o menos como las anteriores; no añade información adicional.

El diario londinense The Guardian publicaba el pasado 1 de febrero 2007 el siguiente artículo firmado por Julie Bindel: "¿Por qué es tan fácil salir inmune por violación?" Señala Bindel que parece como si la violación hoy día hubiera sido legalizada porque a la mayoría de las mujeres que son violadas los jueces no las creen alegando que "comenten falso testimonio" o son culpadas de haber sido violadas por haber "consumido demasiado alcohol".

Julie Bindel se ha dedicado a asistir a varios juicios por violación y lo que ha recogido en su reportaje es verdaderamente escalofriante. Después de haber escuchado a las víctimas, a los violadores, al jurado… señala que en la actualidad el acusado se convierte en muchos, muchísimos casos en la víctima y la verdadera víctima acaba siendo juzgada y obligada a pagar una multa al violador.

Apunta que la gente sabe que la violación es muy común, pero que mucha gente, incluyendo a los jurados, se protege así mismos pensando: "yo en su caso, hubiera luchado con uñas y dientes y no lo hubiera permitido" o "los hombres que conozco no harían esas cosas". Si una comienza a aceptar que ella no puede parar que esto siga sucediendo…, entonces empieza a ser peligroso.

La mayoría de las mujeres que denuncian haber sido violadas se las señala con el dedo y son vistas como mentirosas: parece que cuando una mujer se hace sexualmente activa no se le permite decir no en ocasiones subsecuentes.

 A primeros de marzo el diario El País publicaba en la sección de Andalucía la siguiente noticia:"Condena de siete meses a un agresor por falta de indicios de angustia en la víctima". Según el juez durante el juicio la mujer no mostró angustia y temor, que según el juez, provocaría un maltrato habitual por parte de su marido. Cuando la mujer curso una denuncia ante la Guardia Civil declaró que había sido agredida varias veces por su marido y que en la noche en que tuvieron lugar los hechos, su marido la forzó a mantener relaciones sexuales. Por todo, el procesado fue absuelto del presunto delito de agresión sexual; el testimonio de la víctima no fue tendido en consideración. La justicia no cree a las víctimas.

El mismo diario y también a primeros de marzo publicaba un artículo de opinión que titulaba: "No cesa", y manifestaba que la violencia de género sigue golpeando a las mujeres con una cadencia desesperante. En lo que iba de año habían muerto 14 mujeres. Menos mal que las muertas no pueden engañar, ¿0 si?

El diario argentino Página/12 publicaba el mes pasado un artículo encabezado con este titular "La adolescentes violadas molestan". Explicaba la reportera que resulta muy incómodo hablar de ellas porque "no se ciñen a la mujer violada que "quizá fue quien provocó al violador", ni al horror de la niña de dos años violada por su padre. A las adolescentes hay que pensarlas con un esfuerzo porque se les podrían adjudicar las dudas acerca de su compromiso con el violador, pero también la inocencia y el terror ante el sujeto. Además son incómodas por su vulnerabilidad, ya que pueden engendrar".

El pasado mes de marzo el diario El País en la sección de Andalucía publicaba una noticia cuyo titular rezaba. "Condena de siete meses a un agresor por falta de indicios de angustia en la víctima". La Fiscalía pedía 9 años por delitos de agresión sexual y maltrato habitual pero, el magistrado desestimó los términos concretos de esta acusación porque la victima no "presentaba indicios de angustia y temor" que le debía provocar un maltrato habitual por parte de su marido.

Este mismo diario publicaba a primeros de marzo otro artículo que titulaba "No cesa". Señalaba que la violencia de género seguía golpeando a las mujeres a un ritmo desesperante y que en lo que iba de año habían muerto 14 mujeres.

Artemisa Noticias en un artículo publicado el 10 de enero pasado que titulaba "dos veces víctima" señalaba que la mujer que respondía al nombre de Inés había sido víctima de violencia desde que se casó, que cansada de los abusos a que era sometida ella y sus hijos decidió interponer una denuncia contra el marido y seguidamente se separó. Al tiempo aceptó exponer su caso en un programa de televisión y, paradojas de la vida, la justicia –que todavía no había fallado contra el agresor- la acusa de haberlo llevado a la televisión. Inés sigue batallando contra la Justicia.

De nuevo el diario El País en la sección Cataluña del 18/03/2007 publicaba la noticia de que una mujer de origen rumano se había lanzado al vacío para huir de sus proxenetas. Estaba desesperada y la única solución que encontró para terminar de una ver por todas con las vejaciones derivadas de ejercer la prostitución fue lanzarse al vacío desde el undécimo piso; tan sólo tenía 22 años.

El diario ABC de Sevilla, el 16 del pasado enero publicaba esta noticia: "Absuelto un paciente de Valme de violar a una joven". La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla consideró que la joven no opuso resistencia y que «difícilmente» pudo existir violación tal y como iba vestida y por la postura en la que explicó que se produjo.

El diario catalán El Periódico publicaba en su sección de internacional la siguiente noticia firmada por R M DE F.: "El fiscal sopesa procesar al presidente de Israel por violación". El exministro de Justicia, Haim Ramon, había sido acusado de comportamiento indecente por besar con lengua a una empleada en contra de su voluntad, pero el fiscal estaba pensando si procesarlo o no.

Y esta última noticia que voy a comentar –podría seguir porque, al día de hoy tengo en mi base de datos 254 noticias, no repetidas, sobre violencia hacia las mujeres- es la que me ha dado pie para redactar este artículo. Cuando la leí casi me produjo un ataque de ira y a la vez de risa por lo absurdo del sistema judicial. Ya me dirán ustedes si no tengo razón al titular el presente artículo de manera tan irreverente; no es para menos. Pues bien, la noticia que la recogía el Diario de Sevilla, en la sección Provincia y con fecha 12 de marzo, versaba así: "Pena de cárcel por abofetear al marido". El juzgado de Sevilla había condenado a nueves meses de prisión a una mujer por dar una bofetada a su marido en el transcurso de una discusión; estaban tramitando su separación. La sentencia del juzgado penal 12 señala que "como consecuencia de esta acción, el marido resultó con una contusión facial por la que recibió una única asistencia médica".

La mujer por una bofetada es sentencia a 9 meses de prisión, muchos hombres son absueltos por violación, malos tratos, asesinato…

Manifestaba Andrea Dworkin, escritora feminista, que las mujeres y los niños no están protegidos por la ley de la misma manera que los violadores que violan, violan y vuelven a violar…, y que ellas deberían tomarse la justicia por su mano para realmente hacer justicia. Y añadía."Las mujeres deberían tener una pistola y permitirlas poder utilizarla para poder defenderse". Si a las mujeres se les sigue negando justicia, muchas mujeres estarán de acuerdo con el mensaje de Dworkin.

Fdo. D.M. Noserra

Periodista

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Domingo 25 de junio de 2017 - 07:08