Noticia anterior

Queremos vivir, vivir sin violencia

Noticia siguiente
XIV Encuentro de Mujeres de Negro en Valencia Queremos vivir, vivir sin violencia

Tejiendo redes

 las mujeres

 para que no se olvide

 la memoria de la fuerza de la paz

Siempre que he ido a Valencia ha sido por motivos de mi formación como profesora de yoga. Llegaba tras un largo camino y nos metíamos en el centro de los compañeros y de allí salía mas bien poco. Han pasado años y de nuevo vuelvo a Valencia para asistir al XIV Encuentro de Mujeres de Negro. Volviéndome a encerrar, esta vez, en el campo universitario donde se celebraba el encuentro en Galileo Galilei. Al llegar a la ciudad pude ver la luz con la que el Mediterráneo abraza calles y edificios.

 Al salir del metro vi rostros de mujeres que nos hablaban del encuentro. Mujeres adultas, con lenguas distintas con miradas de expectación porque sin duda estamos en el principio de un camino que tan sólo lo vamos a realizar nosotras. Mujeres feministas y conciencia social, estamos en esta ciudad para compartir lo que hemos construido con nuestra presencia en nuestras ciudades y países de origen.

Crear semillas de paz ante la locura de políticas trazadas por locos y asesinos, impunes en demasiadas ocasiones ante la justicia, produciendo sentimientos de dolor y tristeza que durarán generaciones.

Queremos parar la invasión de Irak, la guerra callada de Chechenia, los abusos hacia el pueblo Palestino, el Saharaui y tanta y tanta violencia impune ante el derecho humano Vivir y Vivir en Paz.

Se ha perdido el sentido común y quizás lo que es ilegal se hace legal como la violencia continuada hacia nosotras.

Desaparecidas, vejadas, insultadas, apedreadas en nombre del honor, huérfanas, y en ocasiones terriblemente solas ante el poder patriarcal con la única alternativa del suicidio. Recuerdo las cifras de las mujeres de Kurdistán que el 20% de ellas se suicidaron en el 2006. Las mujeres sin duda somos el espejo donde se refleja el nivel social de tolerancia y prosperidad de una sociedad.

Hemos hablado sobre justicia transicional, sobre cómo nos afecta a las mujeres en nuestras relaciones el poder patriarcal que rige nuestras vidas.

De cómo no se puede hacer justicia partiendo de la injusticia.

De no consentir que por ser de diferente territorio o culturas seamos enemigas.

Hemos reflexionado sobre los conflictos que nos resultan lejanos de nuestra geografía y no miramos nuestros propios conflictos, como en nuestro caso, el conflicto vasco.

 Hablamos de nacionalismo como algo que nos afecta en nuestro vivir cotidiano. También de la dificultad de hacer visible nuestra orientación sexual si somos lesbianas en Palestina, Afganistán o Colombia. Da igual de donde procedamos, la dificultad está en la aceptación de la diferencia.

Reflexionamos sobre lo difícil que lo tenemos las mujeres para ser y sentirnos libres. De cómo la pobreza nos hace cada día mas indefensas y merma profundamente nuestras posibilidades.

Sin duda la Paz y la desmilitarización de nuestras sociedades es responsabilidad de todos y todas y en los procesos de la resolución de conflictos queremos estar presentes porque somos políticas, sujetas activas de la sociedad: representamos el 50% más uno de la población mundial. Porque somos capaces de articularnos en redes tejiendo hilos que favorecen la vida y no la muerte, el diálogo y la no violencia en todas sus vertientes tanto militar, social y cultural, revitalizando palabras y sentimientos gastados por las decepciones y el mal uso de ellas como es la solidaridad entre nosotras.

En esta ocasión, Agosto de 2007, he vivido Valencia como la ciudad más abierta del mundo, porque parte del mundo estaba allí representado por mujeres, mujeres haciendo política, nuestra política, preguntándonos ¿para qué nos sirve la revolución si no podemos bailar?

Texto: Eloísa Galindo.

Grupo Feminista Marea. Sevilla

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Lunes 29 de mayo de 2017 - 11:34