Una clave que nos abre las puertas a una existencia más rica y más sabia
Noticia anterior

LA DUALIDAD COMO MODELO DEL FUNCIONAMIENTO UNIVERSAL

Noticia siguiente
Dualidad Universal – Yin-Yang LA DUALIDAD COMO MODELO DEL FUNCIONAMIENTO UNIVERSAL

La autora de esta investigación ahonda en los principios del Ying-Yang. Su análisis y estudio mostrarán que éste principio, además de formar parte de nuestra constitución física como mujeres y hombres y que la vida en sí misma se debe al continuo juego entre estos dos modelos universales, conseguirá hacernos ver cómo el Matriarcado y Patriarcado han influido en nuestras costumbres y en la percepción de la vida; patrones que incluso han proyectado diosas y dioses y éstos, a su vez, han marcado nuestro sentido de la existencia. La escritora ha dividido este trabajo en 8 capítulos que iremos publicándolos periódicamente.

"El uno engendra al dos. En el principio de los tiempos, el Ki del universo se diferenció en dos fuerzas: YIN –YANG. El YANG era más enrarecido, inmaterial y vasto, de modo que flotó hasta las alturas y formó el cielo. El YIN era más condensado y material; se hundió y creó la tierra".

Esta explicación de la creación del mundo por la antigua filosofía china, nos va a servir de punto de partida para ir comprendiendo toda la complejidad y derivaciones a las cuales nos lleva este enunciado. Ha marcado tendencias culturales, modelos sociales, creencias y la base de las religiones como a continuación iremos analizando.

Definición

Vivimos en un mundo infinitamente múltiple y complejo pero si nos paramos a observar esa incontable diversidad, descubriremos que dicha pluralidad se puede simplificar en dos grandes grupos dependiendo de la función que cada parte ejerza con respecto a la otra. Es decir, cada elemento perteneciente al grupo A adoptaría unas características parecidas en su interacción con elementos del grupo B y viceversa. Esta dualidad básica de la vida viene reflejada en las antiguas tradiciones del conocimiento universal. El símbolo del Yin y del Yang es posiblemente el que más se ha extendido en la actualidad, transmitiendo con su sencilla imagen una filosofía milenaria china repleta de gran significado.

El sentido original del Yin era "el lado oscuro de la colina" relacionado con la oscuridad, el frío, la quietud, y el reposo y el Yang con "el lado soleado de la colina", o sea, con la luz, calor, movimiento y actividad.

Definimos entonces, la Dualidad Universal (Yin-Yang) como el juego de dos fuerzas con características diferentes pero complementarias. Es conveniente puntualizar que la dualidad nunca está escindida ni tiene fisura, sino que es una continuidad que se diferencia por contrastes o grados dentro de su propia naturaleza. De la continua interacción entres sus diferencias se va generando una dinámica que viene a producir un resultado, siendo éste el fruto del juego de dicha dualidad. No hay pues, nada que se haya creado en el universo sin la intervención de dicho juego amoroso, lo cual es verificable en cualquier nivel de la realidad en el que el observador se sitúe. Esta dualidad es inversamente proporcional, o sea si una de las partes crece la otra disminuye. Ejemplo: a más calor menos frío. Nunca una de las partes tiene existencia por sí misma si no es con su referente. Es decir, si existe el frío es por referencia al calor, o el día con respecto a la noche, etc. 

 El Yin está asociado tradicionalmente con un principio femenino y el Yang con un principio masculino. Veremos el por qué de dicha adjudicación, pero hay que aclarar -y esto es muy importante para no crear malentendidos- que cuando en este estudio se hace referencias a modelos de energías Yin o Yang aplicados el comportamiento humano, no se está hablando de hombres y mujeres. Por lo cual, cuando lleguemos en este estudio al terreno de lo personal veremos que todo es mucho más complejo. Distinguiremos las tendencias naturales y las mediatizadas por la cultura y la educación, ya que un hombre puede tener desarrollado su potencial Yin sin menoscabo de su parte Yang; y lo mismo ocurre con la mujer, que puede tener desarrollado su potencial Yang sin pagar el precio de su feminidad Yin. En los dos casos, son personas que han actualizado ambas cualidades energéticas de su potencial Yin-Yang, siendo generalmente mucho más creativas y con más recursos que las que no han llegado a despertar todas las posibilidades que traemos como seres humanos.

 

Análisis

 

Tomando como punto de referencia el símbolo del Yin-Yang haremos en primer lugar un análisis de éste, continuando seguidamente a ampliar la información, la cual se irá derivando hacia otros campos de la vida.

a) El primero como unidad. Contemplamos el círculo completo del Yin-Yang como un potencial único e indivisible y por tanto completo en sí mismo. Un estado sin principio ni fin.

b) El segundo como dualidad. Está representado por la línea curva que divide los dos lados del círculo: uno negro y otro blanco.

c) Las formas que adoptan ambas parte dentro del círculo sugiere una dinámica, un movimiento en interacción continua en donde el Yang se transforma en Yin y viceversa.

d) Cada color, a su vez, contiene un porcentaje de color de su opuesto (círculo pequeño) por lo que ninguna parte es absolutamente negra ni blanca sino que cada una contiene la semilla del otro, y es gracias a esa falta de absolutismo, de no ser un sistema cerrado, por lo que cada parte se puede transformar en su contraparte.

e) En el Yin-Yang no hay un elemento superior al otro, sino que ambos cumplen una función diferente y complementaria –necesarias por igual- para la creación de un objeto o sistema y el mantenimiento del mismo.

f) Si una de las partes crece independientemente es a costa de su complemento que mengua. Para que esto no ocurra debe darse una interacción o equilibrio dinámico que origine en la dualidad un movimiento creativo y armonioso. Si se produce un desequilibrio entre las partes, porque una prevalezca sobre la otra, el sistema se empobrece y acaba degenerándose.

g) En la escala de la evolución universal que funciona en una trayectoria que va desde estructuras simples a complejas, cada nuevo nivel que emerge integra a los niveles anteriores. Es decir: cada nueva estructura que aparece en un nuevo escalón evolutivo, tiene integrada en sí misma todas las anteriores dualidades generadoras de las estructuras que la precedieron y que la integran.

 

 

Lista de características propias de cada elemento de la dualidad 

YIN  YANG

Contracción Expansión

Fuerza Centrípeta Fuerza centrífuga 

Fuerza de resistencia/receptividad Fuerza de incidencia o empuje

Materia Energía

Espacio Tiempo*

Partícula  Onda

Magnetismo Electricidad

Frío Calor

Oscuro Luminoso 

Forma  Informe

Sincronicidad Causa-efecto

Visión global Análisis

Mística, Filosofía Ciencia

Intuición Razón

Pensamiento analógico Lógico

Sabiduría Inteligencia

Sensibilidad Intelecto

Hemisferio Derecho H. Izquierdo

Estar Hacer

Enraizamiento Descubrimiento

Conservación Conquista

Sentido grupal Individualidad 

Horizontalidad Verticalidad 

Alma Espíritu

Elementos: Tierra, Agua Aire, Fuego

 *El tiempo a su vez, se subdivide en Yin o tiempo cíclico y en lineal o direccional que es un tiempo Yang

Ejemplos

En donde primeramente encontramos el juego de la creatividad entre el Yin-Yang es, precisamente en la creación del universo. Distinguimos entonces dos fuerzas principales: la fuerza de Expansión Universal (Yang) y la fuerza de La Gravedad (Yin). La primera se dirige hacia afuera, a la conquista de nuevos espacios, pero también hacia la dispersión, mientras que la gravedad actúa hacia adentro, o mejor dicho hacia el centro y es la responsable de aglutinar a la materia para la formación de cuerpos espaciales. Mientras la gravedad crea espacios grupales, la fuerza de expansión tiende a la fracción de lo grupal y a su particularización. Veremos más adelante cómo estos aspectos básicos de la dualidad universal han marcado dos tipos de tendencias culturales: la matriarcal con un sentido de pertenencia a una colectividad y la patriarcal en donde se desarrolla el sentido de la individualidad y la conquista de nuevos espacios.

Si a partir de la explosión primigenia (Big-bang) no se hubiese dado una fuerza opuesta de contracción como es la Gravedad, que contrarrestase y aglutinase a la energía para la condensación de las primeras partículas elementales y, posteriormente, con la evolución en el tiempo, de objetos espaciales se hubiese producido una gran diáspora de energía, pero sin resultado tangible alguno. Galaxias, estrellas, planetas y demás cuerpos celestes de los infinitos que pueblan el universo no hubiesen existido ya que la energía se habría dispersado hacia un espacio indefinido, al no haber una fuerza que hiciese una función de aglomerante. Si por el contrario la fuerza de la Gravedad hubiese sido mucho más fuerte que la de la Expansión, el universo estaría ahogado, colapsado por una sola masa informe, sin contrastes, variedad ni riqueza de contenidos, por lo que tampoco se podría haber creado galaxias, estrellas, etc. Es, gracias al equilibrio dinámico entre los dos potenciales universales y en las proporciones de su mutua interacción, por lo que hoy día podemos disfrutar, contemplar y vivir en la inmensa variedad y particularidad del universo que conocemos, compuesto de cuerpos espaciales que destacan sobre el espacio vacío, aunque todo ello continúe aún en expansión.

Este modelo del mutuo juego entre la dualidad universal va a seguir repitiéndose incesantemente durante toda la trayectoria de la creación, ya que es la fórmula para todas las posteriores formaciones de estructuras locales como son, por ejemplo, el nacimiento y función de una estrella. Ésta mantiene su estabilidad o equilibrio dinámico debido a dos causas principales: la combustión nuclear que ocurre en las capas internas -irradia luz y calor- lo cual posibilita que la estrella emita sus radiaciones luminosas hacia el exterior -Yang-, pero ésta sigue mantiene su forma estelar debido a la presión que ejerce las capas superiores hacia el centro –Yin-. Esto permite que la estrella irradie y al mismo tiempo mantenga una cohesión en su estructura. El colapso y muerte de una estrella se produce cuando estas dos fuerzas fundamentales –expansión, Yang, contracción, Yin- se desequilibran. Es decir, cuando la combustión en el núcleo se hace tan débil que no puede hacer frente a la presión hacia el centro que ejercen las capas externas, por lo cual la estrella colapsa, o sea se derrumba sobre sí misma y se convierte en un agujero negro con una densidad tremenda. Esta implosión (Yin), va acompañada también de una explosión (Yang), pues parte de las capas externas son lanzadas al espacio y sirven de semillas para nuevas generaciones de estrellas, y entonces, nuevamente, la gravedad se encarga de aglutinar esos deshechos para la formación de embriones, de futuros objetos espaciales. Encontramos, pues, que la misión de la fuerza de la gravedad es la de crear lazos entre los diferentes elementos de la materia para la formación de cuerpos, mientras que la expansión intenta conquistar nuevos espacios para llevar su semilla en todas las direcciones posibles. Seguro que este funcionamiento del universo os tiene que resultar familiar.

La expansión/atracción es una manera en que la dualidad interactúa para la creación de algo, pero existen otras muchas diferentes actuaciones de la dualidad con sus respectivos resultados.

Dejamos el macrocosmos y nos trasladamos al microcosmos. Si en un canasto vamos echando manzanas, el resultado será la suma de las manzanas que hemos echado. En esa suma no se produce el fenómeno de atracción ni de rechazo, las manzanas no reaccionan entre ellas, nada se transforma, simplemente el canasto estará más lleno. Pero si cogemos un protón y lo juntamos con un electrón no estamos haciendo una suma de dos unidades, sino que ocurre un fenómeno de interacción entre dichas unidades porque poseen cargas opuestas. El protón/Yin cargado positivamente atrae al electrón/Yang con carga negativa y lo mantiene girando alrededor de si mismo. Por lo que gracias a la interacción de la dualidad el resultado es la creación de un nuevo cuerpo: el átomo de hidrógeno que emerge en una nueva realidad estructural: la atómica, la cual posee cualidades propias que antes no poseían el electrón y el protón por separados.

 Si no ocurriese este fenómeno de mutua interacción entre la dualidad, los electrones seguirían viajando indefinidamente por el espacio, pero sin formar ningún tipo de relación o enlace con otras partículas subatómicas. No se habrían creados los átomos que dan origen a infinidades de estructuras materiales. En este nivel microcósmico el juego de la dualidad universal se la reconoce como Fuerzas Electromagnéticas, que es la unión de dos fuerzas inseparables: una eléctrica (Yang) y otra magnética (Yin).

Las Leyes de La Mecánica se fundamentan en La Fuerza de Empuje –Yang- La Fuerza de Resistencia –Yin, y el Movimiento que se produce de la interacción de ambas fuerzas, produciéndose todo tipo de fenómenos. 

Las corrientes atmosféricas se producen gracias a la diferencia de temperatura entre el aire caliente que tiende a subir hacia arriba, y como consecuencia, el aire frío se mueve hacia abajo.

Hay veces que la dualidad se va alternando. Por ejemplo el día/Yang se sucede a la noche/Yin, produciéndose como resultado un continuo ciclo de 24 horas.

Si entramos en la fisiología del cuerpo humano podemos ver una buena muestra de esos dos principios universales interactuando entre sí. He aquí algunos ejemplos:

 

Cualidad Yin Cualidad Yang Función o resultado

Inhalación  Exhalación  Respiración

Sístole  Diástole Circulación sanguínea

Músculos flexores Músculos extensores  Movimiento muscular

Hemisferio Derecho  Hemisferio Izquierdo Sist. nervioso central

Nervios sensitivos  Nervios motores Sist. nervioso periférico

Sistema parasimpático Sistema simpático Sist. nervioso autónomo

Dendritas Axones Sinapsis neuronales

Neuroreceptores Neurotransmisores Sinapsis neuronales 

Estrógenos Andrógenos Sistema glandular

 

Y por último, llegando al reino vegetal y animal nos encontramos con una familiarización de la dualidad universal en los términos de género: "macho" y "hembra", interactuando para la creación y reproducción de las especies.

 

Texto: Ángelas Contreras

 

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Jueves 19 de octubre de 2017 - 05:34