Noticia anterior

Guerra, sus cosas y las "miembras"

Noticia siguiente
Guerra, sus cosas y las

Vaya revuelo se ha armado con la intervención de la Ministra de Igualdad en el Congreso de Diputadas y Diputados, por una simple expresión.

Por favor…ni que la Ministra Bibiana Aído hubiera insultado a alguna personalidad del Estado. Sencillamente feminizó una expresión y ya está. Que ni se acaba el mundo ni ocurre nada de nada.

Me parece tan insensato darle tanta importancia a la feminización de una expresión cuando llevamos siglos estando las mujeres incluidas en el mal llamado genérico masculino que siempre es masculino, que incluso creo que es una provocación de algunos sectores ante los avances que se están llevando a acabo en materia de igualdad de oportunidades.

Y el colmo de los colmos es que uno de los Diputados con mayor experiencia parlamentaria, Alfonso Guerra, haya intervenido en el debate, para darle caña a su compañera de partido, el PSOE, la Ministra de Igualdad. Eso, me parece sencillamente una traición.

Guerra que a lo largo de los años ha ido por la vida de culto, de progresista, de chistoso, a quien se le han perdonado todos sus excesos verbales por su condición de andaluz y por su currículo político, no ha dudado ni un instante en arremeter contra su compañera, la Ministra Aído sin practicar la menor de las posibilidades de la solidaridad de partido o de la complicidades que brinda el progresismo.

Alfonso Guerra ha preferido dar rienda suelta a sus incontinencias verbales cargadas de testosterona y androcentrismo del más rancio estilo.

Nadie ha tenido en cuenta los siglos que las mujeres estamos ocultas tras el genérico masculino que es considerado como la forma universal de definir al conjunto de la humanidad. Pero en cambio y ante una expresión que aunque no este en el Diccionario de la Real Academia Española, define perfectamente a las Diputadas, todo el mundo se ha escandalizado.

Y se han escandalizado tanto algunos sectores de la sociedad que incluso se ha legado a olvidar por un tiempo la huelga de las patronales de los transportistas, o el Congreso del Partido Popular en donde los navajazos internos llevan meses haciendo mella en todas las tertulias políticas.

Durante muchos minutos de radio y televisión (con lo caros que son en ambos medios) los llamados "expertos" se han dedicado a descalificar la utilización que hizo la Ministra de esta expresión, olvidando la operación "Troika" que lleva a cabo el Juez Garzón contra las mafias rusas, o la inauguración de la Expo de Zaragoza o incluso hechos tan sencillos como que parece que al fin ha dejado de llover en algunas partes de la península. Todos estos temas pasaron a un segundo plano para así poder dar rienda suelta a la verborrea que criticaba a la Ministra.

Que risa me da observar a los sesudos miembros de la Real Academia decir que dicha palabra no está en el diccionario y armar todo el revuelo que han armado y después no decir ni una palabra cuando algunas expresiones anglosajonas o inventadas por la gente invaden nuestro lenguaje…

Pero claro este tipo de expresiones feminizadas las llevan a cabo mujeres comprometidas con la igualdad e incluso feministas y eso sí que no se puede permitir!!!

Es preferible que todo siga igual. Y que para definir algunas cosas como café a media mañana se le llame coffe break( o cómo quiera que se escriba), o a una reunión a media tarde de le llame Coktail y así una larga hilera de expresiones ante las cuales nuestro sesudos miembros de la Real Academia no dicen ni una sola palabra.

Pero si se cuestiona el genérico masculino para definir a grupos humanos en donde existen mujeres y hombres, entonces ponen el grito en el cielo, e incluso el que fuera Vice-Presidente del primer Gobierno de Felipe González, Alfonso Guerra sale a la palestra mediática para cuestionar el hecho de que se propongan avances que hagan visible a más de la mitad de la población.

Qué pena de sociedad!! Que pena de falso progresismo el que representan estos machos de pura cepa intransigentes con los nuevos tiempos y con ciertas e inocentes provocaciones…

En fin…que las mujeres seguiremos siendo un poco más transgresoras que ellos para hacernos visibles incluso en el lenguaje… a pesar de los académicos y de ciertos políticos con tufillo de machitos trasnochados.

Escrito Por: Teresa Mollá Castells

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Lunes 26 de junio de 2017 - 02:20