Campaña por el cuerpo libre y el derecho al aborto. Asamblea Feminista Autónoma de Iquique, Chile
Noticia anterior

Cuerpo propio, cuerpo político; el aborto como línea de acción

Silvia Cuevas Morales

Noticia siguiente
Cuerpo propio, cuerpo político; el aborto como línea de acción

Para el feminismo y la lucha de las mujeres en la historia la libertad de decidir ha sido parte de nuestras políticas de sexualidad y parte de las construcciones de libertad y autonomía. Estas miradas se instalan entre la conjugación de lo personal como político, donde sus inicios se dan principalmente en las feministas de los años 60-70. Para eso debemos partir por la reflexión que nos devela como en esta construcción de diversos sentidos del cuerpo y la sexualidad se fundamentan parte sustancial de la subordinación y exclusión del cuerpo de las mujeres.

Cuando hablamos de nuestros cuerpos, de mi cuerpo; ¿Qué tanto nos referimos a un cuerpo que sentimos o percibimos como nuestros? cuando decimos “Mi” cuerpo, ¿estamos conscientes de esa pertenencia del yo? ¿o sólo es un pronombre que hemos aprendido como una forma de saber las conjugaciones de los verbos? Puede que resulte una afirmación tan simple y absurda como decir mi cuerpo es mío, pero para las mujeres y sobre todo para quienes luchamos significa una verdadera lucha que se ha mantenido durante años incluso siglos.

El cuerpo ha sido un espacio en el que transita el poder (M. Foucault) es el espacio de lo simbólico, es bisagra entre lo social y lo psíquico, es significado y constructor de una identidad, expresión de una construcción del género en una cultura específica (Judith Buttler) por lo tanto una forma de situarnos frente al mundo como cuerpos políticos refiere a una corporalidad sustancial.

En momentos escuchamos conceptos como “vivencia del cuerpo”, “experiencia y percepción del cuerpo” ¿pero estamos clarxs a qué nos referimos? La complejidad de la temática del cuerpo es profunda ya que involucra al espacio de la constitución de los sujetos, y la experiencia subjetiva de ser y vivir desde un cuerpo. El cuerpo puede ser aparto de sujeción pero a la vez es un espacio de denuncia, reivindicación, de propuestas... por lo que este último ha estado muy presente en los diferentes feminismos y en sus diversas líneas de acción, en este caso la libertad de decidir y el aborto como parte de un trabajo político del cuerpo de las mujeres.

La agencia de las mujeres, el cuerpo o agente político, conceptualizando una forma de estar, es múltiple en formas de resistencias ante el poder patriarcal y de transformación. La interrupción voluntaria de un embarazo es un acto de autonomía sobre el cuerpo, que proyecta una forma de estar en el mundo sobre la base de la libertad de decidir sobre la propia vida.

Tener el control de la capacidad reproductiva y de nuestra sexualidad sigue siendo funcional a las necesidades de nuestros cuerpos autónomos, cuerpos que se alejan del determinismo biológico y social el cual las sociedades patriarcales le otorgan a las mujeres.

Este cuerpo, mirado desde dos polos (reproducción-sexualidad) puede inspirar por un lado, los más grandes odios, y por otro las más elevadas veneraciones, ya que, estos dos polos, respecto al cuerpo de las mujeres ha sido descifrado por culturas androcéntricas, en tanto que las mujeres hemos sido expropiadas de nuestro cuerpo, de su sexualidad y de nuestra subjetividad por la ideología de
este ancestral sistema de dominación llamado patriarcado, y sus múltiples, claves, signos, creencias, prácticas que nos han determinado y significado.

El cuerpo político

A modo de reivindicación y apropiación del cuerpo como una forma de presentarnos y representarnos en el mundo, subyace el cuerpo político como un agente, como un agitador, con diversos cuerpos y corporalidades. Por cuerpo político nos referimos a un conjunto de representaciones, imágenes, ideas, actitudes, técnicas y conductas; una configuración corporal determinada promovida conscientemente desde un movimiento social, en nuestro caso el feminismo, que se concreta a nivel individual y colectivo. Este mismo, comporta formas concretas de entender la persona, el género, el sexo y las relaciones sociales, de mirar, de conocer, de interactuar con el mundo, que suponen maneras de resistir, de transformar y luchar.

Campaña por el cuerpo libre y el derecho al aborto “La borraja

El nombre de la campaña es una reapropiación simbólica de un método que proviene de una medicina natural muy popular. Ya nos hartamos incluyendo La Borraja, de tener que recurrir a métodos poco seguros. En ese contexto, la campaña que lleva el nombre, se enfoca en la autonomía de nuestros cuerpos por el derecho a decidir por un aborto seguro y gratuito.

YO ABORTÉ, MI MAMÁ Y MI VECINA TAMBIÉN…

Así como nosotras, Francisca, Pamela y Juanita también tomaron borraja. Y es que a lo largo de la historia las mujeres hemos utilizado diversos métodos para poder interrumpir embarazos no deseados. En nuestros días, no es lo mismo abortar en una clínica privada en las Condes, que en un clandestino en Santiago Centro. No es igual ir a Tacna para abortar a escondidas, que someterse a una intervención segura en el Barrio Alto de Viña del Mar… aunque todo esté penalizado.

La penalización del aborto en nuestra sociedad no es nada nuevo ni un hecho aislado sino que ha sido la forma de mantener la pobreza en Chile, principal sustento del capitalismo y el patriarcado. La lógica, más mano de obra barata que solo beneficia y enriquece a las y los empresarios como parte de una estrategia de explotación laboral infantil, juvenil y femenina! Todo esto amparado por los partidos políticos, las Iglesias y el gobierno de turno que se jactan de políticas a favor de las mujeres.

La penalización del aborto profundiza la violencia contra nosotras “las mujeres”, y perpetúa el dominio de este sistema sobre nuestros cuerpos y la capacidad que tenemos de decidir. La penalización nos vulnera y nos criminaliza otorgándonos el sinónimo de ¡asesinas! Da lo mismo cuantas “una o miles”, no estamos aquí para contar mujeres que abortan o que intentan hacerlo. Sino para denunciar los procedimientos clandestinos e insalubres que nos colocan en riesgo de morir, quedar con secuelas o simplemente nos matan, asimismo el negocio que se ha instalado por parte de algunos médicos y traficantes de misoprostrol (pastillas para abortar), que se lucran a partir de esta necesidad. Muchas somos internadas de urgencia en hospitales donde además somos maltratadas y denunciadas por el mismo personal de salud que pasa por alto y no respeta la confidencialidad de sus casos.

La penalización del aborto nos impone la maternidad que en las actuales condiciones muchas veces es imposible sostener. La penalización atenta contra la libertad y la autodeterminación, en una sociedad que es absolutamente abortiva, ya que se nos exige pruebas de embarazo para entrar a un trabajo, nuestros hijos e hijas son un problema para los empleadores y en muchos lugares NO nos quieren con cuerpos “desfigurados” por la maternidad. En estas condiciones, el estatus moral del feto... que lo decida cada una a partir de su propia moral, ¡BASTA DE LA MORAL IMPUESTA!


Desde la Asamblea Feminista Autónoma de Iquique exigimos:

- Educación sexual para informar
- Anticoncepción para decidir
- Píldora de emergencia para no abortar
- Aborto libre, seguro y gratuito para no morir
- ¡Ni una muerta más por aborto clandestino¡

¡Nosotras parimos, nosotras decidimos! ¡Mujer, es tu historia y es tu cuerpo, tu vientre no es una fábrica con patrón!

¡Basta de caza de brujas! No más “servicio maternal” obligatorio. En nuestro cuerpo y sexualidad decidimos las mujeres…

Súmate a la Campaña por el derecho al aborto y el cuerpo libre “la borraja” y si quieres más información escríbenos a:

mailto: afaiquique@gmail.com 
También puedes visitar nuestro blog en:

http://www.asambleafeministaiqq.blogspot.com

Otras webs con información interesante:

http://www.topia.com.ar/articulos/campañ-nacional-derecho-al-aborto-legal-seguro-y-gratuito

http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=73074

http://www.artemisanoticias.com.ar/site/notas.asp?id=22&idnota=7462

NOTA: Y en este mismo contexto, adjuntamos información sobre una convocatoria para "La Campaña Fotográfica por el Aborto legal, seguro y gratuito", que está organizando un grupo de fotógrafas que, concienciadas con la gravedad del tema, quieren expresar la consecuencia de la ilegalidad del aborto. Para una mayor información pueden contactar en las siguientes web y correo electrónico:

http://www.enlavuelta.org

mailto:fotografiaabortolegal@gmail.com

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Miércoles 23 de agosto de 2017 - 13:49