Noticia anterior

La violencia hacia las mujeres no cesa… Las denuncias aumentan

Noticia siguiente
La violencia hacia las mujeres no cesa… Las denuncias aumentan

¿Se puede rehabilitar una mujer que ha sido víctima de un maltrato psicológico y/o físico continuado? Profesionales en esta materia señalan que depende del grado de destrozo que sufra. Si padece un síndrome de estrés postraumático, la víctima tendrá que aprender a vivir con él y sus efectos son: desesperanza total, desconfianza, temor constante y pesadillas, además de diversas alteraciones fisiológicas.

  Desde 1997 hay un mandato de la Unión Europea de "recoger, elaborar y publicar anualmente" los datos sobre la violencia hacia las mujeres en cada uno de los estados miembros. En España, la recogida de datos desde las comisarías, hospitales o juzgados acaba de empezar y así, los datos estadísticos al respecto son muy incompletos. Por ende, no han empezado a utilizarse registros unificados para todo el país a pesar de las indicaciones llegadas desde Bruselas.  Y, aún a pesar de esta carencia de datos al completo nos enfrentamos con datos estremecedores: desde 1999 hasta el día de hoy, han fallecido 419 mujeres a manos de su pareja o ex pareja. Concretamente, 201 de esos asesinatos fueron cometidos por el cónyuge; 20 por el ex cónyuge; 102 por los compañeros sentimentales; 31 por los ex compañeros sentimentales; 40 por los novios, y 26 por los ex novios. El número de asesinato incrementó el año pasado con respecto a 2003 en uno, mientras que en lo que va de año se han registrado 61. Luego tenemos otro dato interesante y es que de un total de 408 agresores, 98 "intentaron" suicidarse y 70 lo consumaron, claro después de haber asesinado a sus parejas.   Así las cosas, el hecho es que el maltrato hacia las mujeres viene sucediéndose desde tiempos inmemorables y que no tiene ningún viso de erradicarse. ¿Por qué? No soy ninguna especialista y he de confesar mi ignorancia total en esta materia – y que me perdonen las personas que se dedican a esta materia- pero, me atrevo a decir que es porque el sistema es misógino, porque los gobiernos simplemente han pasado de nosotras, porque las religiones monoteístas han ignorado y hasta justificado la opresión y la discriminación a las mujeres, porque a la sociedad le viene en gana y porque para el patriarcado es la única manera que conoce de tener a las mujeres controladas, dominadas y subyugadas, para que "su poder" no tenga que ser compartido. En síntesis, por eso perdura la violencia hacia las mujeres.   En 1976, justo cuando el feminismo comenzaba a "asentarse" en España, una de las pioneras del Movimiento Feminista español, Lidia Falcón, escribía un artículo en Vindicación Feminista que titulaba: Las Agresiones: Cada día puede morir una mujer. Fíjense ustedes que si actualmente los datos estadísticos son bastante incompletos, en aquella época –se estaba saliendo de una dictadura que había durado cuarenta años y me temo que no existía no ya la idea de contabilizar las denuncias por malos tratos, pocas mujeres eran tan osadas como para decidir llevarlas a cabo por las repercusiones que podrían tener- el registro de muertas por violencia sería casi inexistente o se contabilizarían como "crímenes pasionales" que, claro, estas muertes tenían un fundamento policial y socialmente fundamentado: su virilidad había sido mancillad y… ¡Si hasta se lo tenían merecido!. No crean ustedes que no hay personas actualmente, muchas personas, que siguen pensando lo mismo. Lo que pasa es que no es políticamente correcto expresar esto en público; en aquella época –tan sólo hace 30 años- no se reprimían lo más mínimo. La literatura, los programas en televisión, la filmografía, los chistes… dan buena fe de lo que estoy diciendo.   Justo diez años después, en enero de 1986, dos periodistas escribían en Punto y Hora otro articulo sobre el maltrato hacia las mujeres que rezaba: 1986: ¿seguirán siendo las mujeres maltratadas?   Pobres ingenuas, con semejante título dejaban entrever un viso de esperanza, como diciéndose a sí mismas, "seguro que ya no, seguro que este año o en breve, este mal endémico comienza a disminuir, a desaparecer". Pues bien, han pasado 20 años -quedan tan sólo unos días para llegar a enero de 2006- y como decía al principio la violencia hacia las mujeres ni disminuye ni cesa, aumenta.   Otro artículo que acaba de aparecer el mes pasado -el Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres- en el diario BBC Mundo, dedicaba un cierto espacio al tema sobre malos tratos y lo titulaba: Violencia doméstica: el mal silenciado. Hubo cientos –bueno me he entusiasmado tanto que he exagerado la cifra- de artículos y reportajes dedicados a la violencia hacia las mujeres. Como dicen algunas pensadoras, los medios nos dedican más tiempo cuando nos muestran como víctimas que cuando lo tienen que hacer por cualquier otra razón. En fin, sea como fuere, el caso es que ese día los medios de comunicación constataron que la violencia hacia las mujeres es un hecho y que, desgraciadamente, va en aumento.   Y la única pregunta que nos queda por formular y cayendo un poco en la misma utopía que las compañeras que escribieron el artículo en 1986 es: 2006: ¿será este el año de la erradicación de la violencia de nuestras vidas?   Hemos decidido incluir los tres artículos para que pueda verse que el transcurrir del tiempo nos ha cambiado la apariencia física pero no así la interna.  Fdo. Natalia Martín - periodista

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Lunes 26 de junio de 2017 - 02:19