Un paseo por el 8 de marzo de los diferentes continentes

Noticia siguiente
La violencia contra las mujeres es igual en todo el planeta Un paseo por el 8 de marzo de los diferentes continentes

Al Igual que aquel 8 marzo histórico de 1857 –o marzo de 1911- en el que murieron abrasadas 129 trabajadoras, este 8 de marzo de 2006, las mujeres de Irán fueron embestidas por la policía y las fuerzas represoras de este país. En Estados Unidos 4 mujeres fueron arrestadas. Cindy Sheehan, quería hacer entrega en la ONU de una "petición" demandando la inmediata retirada de las fuerzas norteamericanas y extranjeras de Irak. Las mujeres de Irán reclamaban el respeto de los derechos de la mujer, la paz y el fin de la discriminación contra las mujeres.

Casi siglo y medio nos separa de aquel legendario y fatídico día y una piensa que aquella época queda muy, muy lejos, que semejante barbarie forma parte de la historia, de nuestra historia, claro está. Y sí, sí forma parte de nuestra historia y también de nuestra historia contemporánea porque, ha cambiado el entorno pero no el contenido: las mujeres sieguen siendo maltratadas, asesinadas y sus derechos… en el fondo de los cubos de la basura diseminados a lo largo y ancho de este violento planeta. Porque me dirán ustedes si no es agresión que por querer entregar una petición –firmada por 72.000 personas de todo el mundo- en la que se urgía al gobierno norteamericano a abandonar Irak, a que hubiera una representación notoria de mujeres en los procesos de paz, así como un envío internacional de fuerzas encargadas del mantenimiento de la paz reciban, en contrapartida, recibieron un NO como respuesta, expulsadas del edificio de Naciones Unidas, en Nueva York, sin contemplaciones. También fueron expulsadas fuera de la plaza que queda frente del edificio. Probaron todos los medios para entregar su petición, todo en vano. Así que Cindy Sheehan (madre de soldado muerto en Irak) optó por leer en público las demandas del grupo CODE PINK. Mientras lo hacía tres policías se abalanzaron sobre ella y le quitaron la petición. En el tira y afloja Cindy acabó en el suelo y con unas esposas de plástico en sus muñecas: fue conducida al furgón policial; estaba arrestada. Una integrante del grupo clamaba a las fuerzas del orden: "¿Es esto lo que hacéis aquí? ¿Es esta la clase de democracia que estáis llevando a Irak?" Nadie entendía nada. ¿Por qué toda aquella cólera reconcentrada? Lo que se pretendía era entregar el mensaje, en el US Mission, de que las mujeres de Irak y de todo el mundo quieren la PAZ. Por pedir paz recibieron palos. Palos recibieron también las mujeres de Irán cuando se manifestaban pacíficamente por las calles de Teherán reclamando sus derechos de ciudadanas pero en contrapartida, recibieron insultos ofensivos amén de golpes, patadas, porrazos... La violencia contra ellas fue tan encarnecida que al final tuvieron que desperdigarse y huir; la manifestación se disolvió. Se ignora por completo el total de mujeres arrestadas. Tampoco se sabe el destino de las detenidas por las fuerzas de seguridad. Mehri Amiri, de la Sociedad para la Defensa de los Derechos de las Mujeres en Irán, notificó que habían liberado a tres mujeres de su organización pero que otras cuatro seguían arrestadas. Declaró, asimismo, que es casi seguroo que haya más mujeres detenidas pero que es muy difícil ponerse en contacto con ninguna de ellas porque: "las líneas telefónicas son controladas por el gobierno" Las mujeres de Bolivia también sufrieron la violencia de las fuerzas del orden público que a golpe de patadas, rodillazos y empujones con los escudos antidisturbios, además de insultos y burlas e intimidaciones acabaron arrestadas en el calabazo; el defensor del pueblo logró sacarlas de allí. Los medios de comunicación, tanto de izquierdas cono de derechas no publicaron nada de este suceso. Las mujeres de Caracas denunciaban que la Ley sobre la violencia contra la mujer y la familia vigente desde 1999 es un embuste porque a duras penas se puede cumplir cuando no hay una asignación suficiente "para poder ponerla en funcionamiento a través de programas masivos de capacitación, atención y prevención de la violencia hacia las mujeres". Como de costumbre los medios para subsanar el dolor de las mujeres… llegan tarde, cuando no hay remedio o no llegan jamás. En Ciudad Juárez (México) hubo una gran congregación nacional e internacional denunciando que los más de 320 asesinatos de mujeres durante la última década siguen impunes. También pusieron de relieve que tanto la Fiscalía Especial como la Policía Judicial, es decir las autoridades encargadas de la investigación y resolución de los crímenes, adolecen de una total ineficacia, negligencia y absoluta tolerancia. Los crímenes siguen impunes, hay un retardo injustificado de la entrega de los cuerpos (después de identificada la víctima tardan entre dos a seis días), ausencia de pruebas periciales necesarias u ocultamiento de pruebas y un largo etcétera de anomalías incomprensibles para una República… Hay una veintena de personas arrestadas como presuntas responsables de los homicidios que han denunciado haber declarado bajo tortura (?). En Guatemala este día las manifestantes denunciaban que el pasado año murieron 531 mujeres de la manera más brutal que una pueda imaginar; que el año anterior, es decir en 2004 fueron 527 las víctimas; en 2003 cayeron 383; en 2002 los homicidios fueron 317; en 2001 fueron 303 muertas. En el 2000 se cometieron 60 feminicidios; este es el año que se comienza a contabilizar los crímenes de mujeres en Guatemala. El silencio gubernamental es absoluto. A Oscar Berger, presidente de este país, parece que todo esto le trae al pairo; tampoco le debe preocupar que organizaciones internacionales como AI, ONU y OEA entre otras, hayan protestado por su total inactividad; el poder judicial tampoco parece estar interesado en resolver estos crímenes. Laureano Guzmán Hernández, aterrado del maltrato que sufría su hija por parte de su yerno, denunció el caso a las autoridades de Montería (Colombia). Esta bestia, había atado las manos y los pies de Sherly del Carmen Guzmán Álvarez, la víctima, y con el hierro caliente le marcó en las nalgas con una J en cada nalga (el sujeto se llama Jonatan Rincón). Anteriormente, este fulano le había sacado a la fuerza tres dientes con una pinza, amén de interminables palizas brutales. El tipo se encuentra entre barrotes aunque la familia y la víctima –amenazadas de muerte por esta bestia de dos patas- temen lo peor una vez salga de prisión. Las mujeres de Uruguay recibieron al presidente de la República con un silencio revelador el 8 de Marzo cuando éste iba a presentar los actos de la Casa del Gobierno. Aunque su presencia significaba (?) un respaldo del gobierno al lanzamiento el Primer Plan Nacional de Igualdad de derechos y Oportunidades para las Mujeres uruguayas, nadie aplaudió la entrada del presidente. Por el contrario todas las mujeres allí congregadas comenzaron a agitar manos naranja con la consigna. "Voto a favor de la salud reproductiva". El aborto no estaba contemplado en su agenda democrática. Comentaban las mujeres de Maninka de Guinea central en este 8 de Marzo que los padres tienen una triple obligación para con sus hijas: educarlas adecuadamente, entregarlas a la ablación y buscarles marido (sic); ¡ardua obligación cuando el motivo predominante de esta práctica es la de preservar su virginidad y fidelidad! Según informa UNICEF esta práctica la sufren, actualmente, entre 100 y 140 millones de mujeres y niñas. Según la propia UNICEF es muy difícil la erradicación de esta salvaje práctica porque se trata de una convención social tan fuerte que las propias niñas desean someterse a ella por miedo al rechazo social de su entorno. Señalaba Yakin Ertükrk, relatora de la ONU sobre las Violencia contra la mujer, que las mujeres en zona de guerra se convierten en el botín de guerra. Prueba de ello han sido las violaciones a gran escala registradas en conflictos tan recientes como los de Bosnia, Liberia, Perú, Ruanda, Sudán, Congo… Recordaba la señora Ertükrk que en Sierra Leona "Las mujeres fueron las esclavas sexuales de las fuerzas rebelde". En Ruanda 500.000 fueron violadas durante el genocidio, más de la mitad de las sobrevivientes se encuentran contagiadas por el VIH. Se sabe que hombres seropositivos las contagiaban "a conciencia". Las fuerzas de paz de Naciones Unidas han quedado manchas al ser acusadas de prácticas de violación o sometimiento a esclavitud sexual y prostitución forzada. En Europa, las mujeres francesas reivindicaron en su marcha que la Asamblea Nacional cumpla la paridad porque en el Parlamento francés sólo tiene 12,2% de diputadas. La Ley obliga a que sea el 50% pero los partidos políticos prefieren pagar la multa: 4,6 millones de euros. Las mujeres italianas en peor situación que sus homólogas francesas -tan sólo hay dos mujeres en el gobierno del ministro Berlusconi: la ministra de Educación y la ministra de Igualdad de Oportunidades- también reclamaron una paridad real. Sorprendente la escasísima presencia de mujeres en estos dos países que a pesar de conformar el G-8 [países más ricos del mundo] son de los más pobres en cuanto a presencia femenina en la nomenclatura gubernamental. En muchos países asiáticos, la preferencia por el varón ha supuesto la muerte de 72 millones de mujeres: la práctica de abortos selectivos, el infanticidio, el abandono de las niñas recién nacidas o la posterior desatención de las pequeñas a lo largo de su niñez es la causa de estas muertes. En Arabia Saudita y en los Emiratos Árabes Unidos, las mujeres no pueden ejercer su derecho al voto. En España el catedrático de Teología, Gonzalo Gironés acusaba a las mujeres maltratadas en la hoja parroquial del arzobispado de incitar a la agresión: "nadie ha confesado qué hicieron las víctimas que más de una vez provocan con su lengua"… Y tantas y tantas injusticias fueron denunciadas a lo largo y ancho del planeta… que no habría papel posible en el mundo para plasmar las injusticias de las que han sido víctimas –y lo siguen siendo- las mujeres que han poblado y pueblan la Tierra. A las mujeres no les gusta, en absoluto, ser víctimas, quejicosas o pobrecitas, jamás. No obstante no se puede alimentar el ego de los políticos –y de algunas políticas- y decir que las mujeres han conseguido sus derechos, sus derechos humanos: nada más lejos de la realidad. Ha habido logros, algunas mejoras, algunos cambios: sus derechos al fin y al cabo, pero no son como para echar las campanas al vuelo ni muchos menos y además, estos logros han provocado una reacción en la población masculina. La reacción contra las mujeres es real. En cualquier confín del planeta las mujeres dejaron huella, el 8 de marzo, de las desigualdades y la violencia machista que forma parte del horizonte de vida de muchas mujeres que la sufren en un mundo patriarcal y maltratador. En España, donde según el señor Zapatero la ley de igualdad coloca a España a la cabeza de los países más avanzados, una mujer fue a trabajar con su bebé: no le habían respetado su baja maternal. Queda mucho por luchar. Queda mucho por conseguir. Laotrapagina

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Jueves 25 de mayo de 2017 - 12:45