Noticia anterior

Mafalda celebra 40 primaveras

Noticia siguiente
Mafalda celebra 40 primaveras

La inconformista y depresiva Mafalda, aquella niña enamorada de los Beatles y enemiga de la sopa, acaba de cumplir 40 años de edad con un discurso político y social que sigue vigente y que ha sido traducido a 26 idiomas.

La historia de esta tira cómica empezó el 29 de septiembre de 1964, Cuando el caricaturista Joaquín Lavado, mejor conocido como Quino, presentó en el periódico Primera Plana a una niña de cabello negro y moño en la cabeza preocupada por los problemas del mundo.El personaje, que rápidamente se hizo popular, nació para ser la imagen de una frustrada campaña publicitaria, pero de a poco se fue transformando en la representación de las aspiraciones de la clase media argentina y en la crítica al consumismo.Con Mafalda como eje, la historieta cautivó a lectores de todo el mundo y por eso fue traducida a 26 idiomas, entre ellos el japonés, italiano, portugués, griego, francés y holandés, y apenas este año se presentó la primera edición en inglés.Las aventuras de la niña aparecieron durante ocho años en Primera Plana, El Mundo y Siete Días Ilustrados, pero Quino decidió en 1973 que la historia había finalizado, sin imaginarse que sería la tira argentina más popular e internacional de todos los tiempos.En esos ocho años se presentaron los padres de Mafalda, los ejemplos Típicos del mediocre burócrata que no alcanza a pagar las cuentas a fin de mes y la tradicional ama de casa que dedicó su vida al hogar y frustró cualquier otra aspiración personal.Después aparecieron los amiguitos de la pequeña: el avaricioso y Ambicioso Manolito, el tímido e indeciso Felipe, la cursi y chismosa Susanita, el filosófico Miguelito y la revolucionaria e inconforme Libertad. Con ellos, Mafalda intercaló juegos con discusiones por las guerras, la pobreza de muchos países y la falta de equidad con la que en general se maneja el mundo, temas que, cambiando nombres y lugares, siguen vigentes y hacen que la tira se siga vendiendo.El último en incorporarse a la historia fue el hermano de Mafalda, el caprichoso Guille, quien nunca abandonó el chupete y compitió siempre con la niña por la atención de los padres.Desde que Quino decidió dar por terminada la historia, ya sólo utilizó A Mafalda para campañas sociales como algunas de vacunación, de limpieza de los dientes y la difusión de los derechos de los niños promovida por Naciones Unidas. El tímido autor se negó a prestar la imagen del más popular de sus personajes en campañas publicitarias porque ello representaría una contradicción a todas las críticas contra el consumismo que realizó Mafalda.Por eso rechazó, por ejemplo, una millonaria oferta que le hizo una Compañía multinacional para que Mafalda protagonizara comerciales de una sopa, pues que mejor promoción que la niña que odiaba esta comida anunciara que por fin había encontrado una a su gusto.De la nada, la leyenda de Mafalda se aderezó con un rumor que se Esparció por el mundo para asegurar que la niña había muerto atropellada por un autobús cerca de su casa e incluso otras versiones señalaron que había fallecido arrollada por un camión de sopa.Pero no, Mafalda vive y este miércoles cumplirá cuatro décadas de vida Con celebraciones al estilo de su autor, con discreción y con la consigna de que el mejor homenaje será hojear alguna de sus tiras para dibujar una sonrisa en cualquier momento del día. Y más de ella: Fuentes: ciudademujeres.com (publicado por Morguini)

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Lunes 01 de mayo de 2017 - 00:37