Mujeres camerunensas obligadas a ejercer la prostitución por sus maridos
Noticia anterior

CÓMO RENTABILIZAR A SU ESPOSA

CÓMO RENTABILIZAR A SU ESPOSA

 

Para poder ‘llegar a fin de mes', muchos cameruneses no dudan en enviar a sus mujeres a 'trabajar duro', haciendo la calle en las ciudades europeas. Un fenómeno en pleno desarrollo.

  En muchas oficinas de Yaundé, la capital de Camerún, proliferan los maridos cuyas mujeres se han ido al extranjero para ganar dinero en la prostitución. Algunos se frotan las manos, exultantes ante las cantidades que esperan recibir. Estas escenas son cada vez más frecuentes, sobre todo a partir del mes de junio, cuando comienza el verano en Europa y en la que las mujeres camerunesas parten para trabajar como mujeres prostituidas. Los destinos más frecuentes son Suiza, Francia, Luxemburgo, Bélgica, Italia, Alemania y España. Es el momento en que las terminales de salida de los aeropuertos de Yaunde y Douala bullen de esposas que se despiden de sus maridos.  Le diré lo que voy a hacer en Francia. Mi marido dice que tengo un cuerpo espectacular del que puedo que sacar provecho para el bien de mi familia, cuenta una empleada del gobierno de 39 años. Mi marido ha comparado nuestra triste situación con la de una familia amiga que tiene dos coches y una casa enorme, por eso sugiere que me vaya allí a 'trabajar duro'", continúa y añade: "Mi amiga, que se dedica a esto desde hace muy poco, se marchó hace tres semanas y está dispuesta a enseñarme los trucos del oficio. Ella es quien verdaderamente me ha animado a partir y probar suerte allí.  Según nuestras informaciones, una mujer puede ganar hasta 20.000 dólares (unos 16.300 euros) durante su estancia en Europa, mientras que el salario medio mensual de un funcionario camerunés es ligeramente inferior a los 200 dólares.Es la segunda vez que envío a mi mujer a hacer este viaje. Tengo un amigo que se da la gran vida y es quien me ha dado la idea de que se inicie en este 'negocio', dice un anticuario. Él me ha convencido de que las curvas de mi mujer harán perder la cabeza completamente a los blancos que aprecian bastante este género. No sabía de qué forma decírselo a mi mujer, pero como nuestros problemas no se arreglan, terminé por poner las cartas sobre la mesa y ella ha aceptado. Esta práctica está extendida entre la población desde que se produjo el desplome de los precios de las materias primas, a partir de 1986, y que provocó un declive económico en Camerún.  Esta crisis ha causado la quiebra moral de algunos maridos que han llegado a perder los escrúpulos, convirtiéndose en proxenetas de su propia mujer. Enviándola lejos a prostituirse piensan que podrán ganar mucho dinero, explica una socióloga de la universidad de Yaunde.  Según el derecho camerunés, toda persona culpable de proxenetismo puede ser condenada a una pena de prisión de seis meses a cinco años, y a multas de 190 dólares. Sin embargo, hasta ahora ningún marido ha sido encausado judicialmente por haber inducido a su mujer a dedicarse a la prostitución.  En una carta dirigida al Ministerio de Mujer y Familia le expusimos este problema, en particular porque muchas mujeres vuelven con el SIDA, dice Samirat Ntiaze, presidenta del Círculo de Directivos y de Formación de mujeres y jóvenes. Esta ONG intenta actuar, pero que encuentran el rechazo de la mayoría de las mujeres afectadas a colaborar para denunciar a sus maridos por estas prácticas bárbaras. De todas formas, resulta muy difícil llegar al fondo de este asunto, ni siquiera ante las autoridades o las administraciones públicas, incluso se topan con la dificultad de que las mujeres tomen conciencia de los riesgos que corren. Es un hecho sobre el que existe un consenso generalizado.   También resulta difícil conocer el número aproximado de mujeres que son objeto de esta prostitución. Según las autoridades, la mayoría de camerunesas que solicitan un pasaporte para países europeos argumentan que es para ir a ver a algún pariente enfermo, o bien para seguir un tratamiento médico. Pero en algunos consulados, como los de Suiza y Alemania, saben perfectamente que las mujeres que solicitan visado se prostituirán una vez estén en Europa. Aunque no existe ningún medio para identificar a las prostituidas potenciales, dado que sus solicitudes cumplen en general los criterios exigidos para la obtención del visado.  También se dice que algunos funcionarios y policías impulsan a sus mujeres a mantener relaciones sexuales con sus superiores para obtener una promoción o para ganarse sus favores. Muchas mujeres, no obstante, logran volver la situación a su favor: Creo que algunas aprovechan esta situación para irse y no volver jamás, dice Samirat Ntiaze.Información reproducida en la Revista Laica y Feminista (Revue Laïque et Féministe), nº 4 de febrero 2006. Artículo publicado en el Mail & Guardian, de Johannesburgo.Traducción: Maria Villa Cuadrado JiménezFoto del filme:La fiscal Vera Ngassa y la jueza Beatrice Ntuba en 'Sisters in Law'

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Lunes 18 de diciembre de 2017 - 04:27