Lima, Perú, 2 al 9 de julio de 2006
Noticia anterior

Marcha Mundial de las Mujeres-2006: balance y perspectivas

Noticia siguiente
Marcha Mundial de las Mujeres-2006: balance y perspectivas

Del 2 al 9 de julio de 2006, la Marcha Mundial de las Mujeres se ha reunido en Asamblea General en Lima, Perú.Por encima del Plan estratégico y las acciones futuras, esta sexta asamblea ha votado sobre el traslado del Secretariado Internacional (SI) – es decir el equipo ejecutor – de la Marcha hacia un país del Sur (son candidatos Brasil y Malí).Y será Brasil quien acoja la sede del próximo SI.

Se trata de un momento decisivo para la Marcha Mundial, ya que su Secretariado Internacional desde un principio (1998) estuvo atendido por un equipo de mujeres en Montreal (Québec). Se escogió inicialmente esta ciudad por razones históricas, al ser la Marcha un proyecto lanzado por la Federación de Mujeres de Québec. Sin embargo, su evolución, su difusión por el mundo (164 países y territorios, más de 5000 grupos integrantes), su preocupación por el respeto de la diversidad de sensibilidades, visiones y acciones, les conducen a este proceso. Una nueva etapa como ésta ha sido el momento idóneo para hacer un balance. En Perú, las mujeres hablaron sobre lo que la Marcha les ha aportado, también se reflexionó sobre la utilización de la Carta Mundial de las Mujeres para la Humanidad, documento redactado colectivamente en 2004 en el que se describe el mundo que las mujeres de la Marcha quieren construir, un mundo basado en los valores de igualdad, libertad, solidaridad, justicia y paz. En 2005, las mujeres hicieron pasar la Carta de país en país realizando un Relevo de más o menos 50 etapas por el mundo, llevando a cabo acciones de sensibilización y capacitación alrededor del contenido y creando cuadrados de tela para la realización de una Manta de la Solidaridad que representa las diferentes visiones de las mujeres del mundo sobre la Carta. En esta Manta, de unos 4m x 4m, cada pedazo representa los valores culturales de cada país, difundiendo un sentido propio de los valores de la Marcha. Los intercambios sobre las acciones futuras intentaron definir cómo hacer entender a las integrantes, a las aliadas y aliados y a los medios de comunicación que la Marcha es un movimiento irreversible. Aunque se lleven a cabo acciones importantes cada cinco años, en los intervalos, la Marcha continúa: "Somos parte de los Foros Sociales Mundiales y regionales desde su creación, y organizamos con Vía Campesina el Foro Internacional sobre Soberanía Alimentaria que se realizará en Bamako (Malí) en 2007. Las Coordinaciones realizan acciones sobre los temas específicos que más les preocupan (contra los tratados de libre comercio con Estados Unidos en Perú, Colombia y Ecuador; contra la prostitución institucionalizada durante el Mundial de fútbol en Francia; por el derecho al aborto en Portugal; contra la impunidad frente a las acciones llevadas a cabo por los militares estadounidenses en Filipinas, cuando los EEUU mantenían allí una base militar, etc.)", revelaron. Asimismo resaltaron la importancia de la Carta Mundial de Mujeres para la Humanidad por lo que representa: igualdad, libertad, solidaridad, justicia y paz. También supuso una ocasión para reafirmar el compromiso contra: - el neoliberalismo, el capitalismo, el patriarcado;- las violencias hacia las mujeres y el tráfico sexual ;- la pasividad de los gobiernos para luchar contra las desigualdades.Y también sus luchas para:

- la paz y desmilitarización.- el acceso a la tierra, al agua, la soberanía alimentaria;- la igualdad, sobre todo la igualdad de derechos laborales.Visión hacia 2010: ¿Dónde desea encontrarse la Marcha Mundial de las Mujeres?

Esta pregunta se hizo entre las Coordinaciones Nacionales que participaron en la segunda consulta a principios de 2006. En ese encuentro, en Montreal, el Comité propuso varias ideas. Con todo, sostienen una visión que a largo plazo se traduce en: concebir la MMM como un movimiento cada vez más necesario tanto nacional, regional como internacional, y fortalecer su diversidad al mismo tiempo que se crea una identidad política.

Otro deseo que expresa la MMM es hacerse cada vez más fuerte para poder resistir las ofensivas fomentadas por aquellos hombres que se oponen a la igualdad y por aquellos ricos sin escrúpulos que impulsando el individualismo no dudan en explotar a personas y recursos: "La Carta Mundial de las Mujeres para la Humanidad y los valores que representan son las herramientas colectivas para lograr avances en los derechos de todas las personas", explicaban.

Por todo ello, propusieron cuatro campos de acción sobre los que construirán su plan estratégico y sus acciones:

1) La paz y la desmilitarización de nuestro planeta.2) La violencia hacia las mujeres como herramienta para mantener el patriarcado (control del cuerpo, de la vida y de la sexualidad de las mujeres, mercantilización del cuerpo de la mujer).3) El trabajo de las mujeres (formal e informal, sobrecarga y explotación del trabajo de las mujeres, tipo de trabajo y condiciones laborales).4) El bien común (acceso a los recursos, al agua, la tierra, la protección del medio ambiente, la soberanía alimentaria).

Las mujeres han reconocido el impacto causado por la globalización neoliberal sobre la vida de todas las mujeres y por ello han visto la necesidad de hacerse con las herramientas necesarias para frenar tamaña exclusión, explotación y discriminación y poder así fortalecer e incrementar los avances conseguidos por el movimiento de mujeres, por las feministas. Para la MMM, "el análisis del impacto de la globalización actual ha de estar presente en cada uno de nuestros campos de acción y orientar nuestras decisiones estratégicas de la misma manera que forma parte de nuestra plataforma común y guía nuestras acciones el análisis del patriarcado como sistema de opresión que con sus propias reglas, sus instituciones, sus medios de control y represión rige la vida de todas las mujeres", enfatizaba una representante del MMM.

Hicieron, asimismo, especial hincapié en que han de consolidar el movimiento y fortalecer los lazos con los grupos de las bases, a la vez que han de reforzar las Coordinaciones Nacionales en los países o territorios y crearlas, Coordinaciones Nacionales, donde no las hay e invitar a nuevos grupos que trabajen con mujeres doblemente discriminadas, mujeres rurales, mujeres indígenas, mujeres con discapacidades... a adherirse a la Marcha Mundial de las Mujeres.

Resaltaron que la fuerza de la MMM se debe, sin duda, al hecho de que "determinamos nuestra propia agenda política y deseamos que nuestras intervenciones sean propositivas en cuanto a alternativas". También confesaron que las alianzas eran muy importantes para poder alcanzar los fines pero que había que ser muy cuidadosas a la hora de identificar las razones, los espacios y las iniciativas en torno a las cuales se establezcan tales alianzas, tanto con los grupos feministas internacionales como con otros movimientos sociales. También se sugirió participar en las movilizaciones con motivos de los encuentros de las instituciones internacionales tales como Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, G-8, Organización Mundial del Comercio..., pues a pesar de las diferencias existentes a este respecto muchas de las participantes estaban por la labor de participar en estos foros para "ser consecuentes con nuestro análisis de la globalización". Aunque hubo muchos reparos a participar con estas instituciones también hubo seguidoras que veían la "necesidad" de colaborar aunque, sí enfatizaron que había que ser muy "cautas" visto lo que ha sucedido con el Foro Social Mundial que empieza a mostrar signos de agotamiento y a convertirse en otra "institución" más.

Sobre la paz y la violencia

La violencia contra las mujeres, la paz y la desmilitarización estuvieron en el centro de los debates de este encuentro internacional. Las mujeres de Jordania describieron la violencia que vive Oriente Medio al tiempo que requirieron solidaridad y compromiso con las mujeres palestinas. Josée Kusinza, de la República democrática del Congo expuso la situación de guerra que vive su país. La impunidad es sin duda uno de los problemas más graves que aflige a esta República y uno de los que más necesita respuesta: decenas de miles de mujeres han sufrido violencia y... los culpables, invariablemente siguen libres, asesinando, violando, maltratando... gozando de la vida sin que a nadie le importe cuantas personas mueran bajo sus manos, o así lo parece. Constataron, no obstante, que se trata de un problema social.

Representantes de la organización Coalition Against Trafficking in Women (CATW) dejaron por sentado, desde el principio, que la prostitución en sí, la compra y venta de los cuerpos de mujeres, niñas y niños, es un sistema de violencia que determina la trata. "El acto de los compradores y los establecimientos de negocio de utilizar nuestros cuerpos a cambio de beneficios y otras consideraciones es una violación flagrante de nuestra integridad, dignidad y autonomía. Los actos cometidos por compradores y capitalistas explotan el contexto de la falta de elección para las mujeres, sea en el Norte o en el Sur".

Proclamaban estas representantes que la trata es meramente el medio para asegurar el suministro de los cuerpos de las mujeres hacia el lado de la demanda, es decir, la industria de la prostitución. Por ello, "queremos que la trata sea definida más nítidamente para que constituya no sólo el elemento de la fuerza física sino que desde el punto de vista feminista, incluya actos tales como explotación, aprovecharse de las coacciones o vulnerabilidades creadas por el contexto social de la desigualdad económica y de género".

Asimismo, hicieron saber a las mujeres allí reunidas que la violencia, todo tipo de violencia, ejercida sobre las mujeres afecta de manera considerable a su salud y, prueba de ello, es el rápido deterioro físico que sufren estas mujeres maltratadas. Igualmente destacaron que la violencia y el abuso sexual sufrido por las mujeres y jóvenes traficadas es el mismo que el padecido por las que han sido maltratadas o violadas, y la repercusión sobre su salud es exactamente igual. Por ende, la mayoría de estas mujeres vive bajo un clima de miedo y, para poder sobrevivir y olvidar el trauma de su vida cotidiana, se refugian en las drogas o en el alcohol, lo que agrava aún más su salud.

Por todo ello, declararon que es imperativo cuestionarse la actitud de los que solicitan estos servicios, las definiciones de la masculinidad y la globalización... la ideología que promueve y agrava la compra y venta de las mujeres. A continuación mostraron datos de la "desenfrenada demanda de los hombres a los cuerpos de las mujeres", en diferentes países, es decir lo que los hombres gastan en prostitución. Seguidamente ofrecieron los beneficios devenidos de la prostitución y la pornografía. Todas sabemos que las cifras son astronómicas y no vamos a repetirlas aquí de nuevo. Simplemente señalar que los empresarios de los países desarrollados continúan importando mano de obra barata/esclavas; la contratación ilegal es corriente en el Sur y las políticas de los gobiernos normalizan el comercio (legalización de la prostitución, tolerancia...)

«Como feministas debemos oponernos a la ideología global que normaliza la prostitución haciendo creer que es un medio hacia el empoderamiento de las mujeres, revistiéndolo con el eufemismo de "trabajo sexual"» Finalizaron su intervención apuntando que en este momento las alianzas debemos hacerlas con las supervivientes de la prostitución porque "la prostitución no es algo con lo que ellas sueñan de pequeñitas". Hicieron una llamada de atención a todas las personas allí reunidas para que abrieran sus mentes y no se dejaran engañar por la verborrea esgrimida por ciertos sectores progresistas porque, "¿sólo se puede calificar de violencia contra las mujeres a la ‘prostitución forzada’? ¿Existe tal cosa como la ‘libre’ prostitución? El rechazo a localizar la prostitución dentro del contexto del patriarcado y de la economía estructural y de las desigualdades políticas es un fenómeno reciente que coincide con el surgimiento del postmodernismo. "Que no confundan nuestras palabras, no queremos sacar por la fuerza a las mujeres de los prostíbulos, hablamos de organizarlas, y con ellas, junto con ellas, luchar por alternativas criticando las estructuras de poder" Apostillaron. Muchos fueron los temas allí debatidos pero no nos equivocamos al afirmar que la inmensa mayoría de las representantes de los diferentes países allí reunidas rechazaron la globalización neoliberal y patriarcal, la militarización y la imposición de los acuerdos de 'libre comercio' por sus efectos devastadores porque "para las mujeres esta globalización neoliberal y patriarcal se traduce en un retroceso en todas las esferas de su vida, tanto en lo público como lo privado. Hay una reacción: aumento del sexismo, de la violencia, de los fundamentalismos religiosos, del conservadurismo, de la xenofobia; el acceso legal y seguro al aborto está siendo cuestionado en varios países –en otros es perseguido; las mujeres cada vez tienen menos acceso a trabajos dignos y de justa remuneración y la pobreza de las mujeres aumenta, incluso dentro de los países llamados ricos, precisaron.En definitiva, denunciaron que los países ricos impulsan guerras a través del mundo e imponen tratados económicos que impiden la soberaníaalimentaria de los pueblos, confrontan su autonomía política, la paz y el derecho de las personas a circular libremente y lo hacen en nombre de la guerra contra el terrorismo y usan instituciones como la Organización Mundial del Comercio, El Banco Mundial, etc. y crean áreas de libre comercio para sus transnacionales las cuales obtienen de estas guerras inimaginables ganancias. Igualmente, condenaron el modelo patriarcal y capitalista que perpetúa la violencia, particularmente hacia las mujeres, las cuales son violadas, violentadas, prostituidas, usadas como esclavas sexuales y asesinadas. Exigieron el desmantelamiento de todas las bases militares la destrucción de las armas y el fin de los bloqueos políticos y económicos.

Finalizó el Sexto Encuentro Internacional apelando a las aliadas y aliados a unirse a esta lucha contra el Patriarcado porque: "¡juntas y juntos podremos cambiar la vida de las mujeres. Cambiaremos el mundo!"

Laotrapagina

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Jueves 25 de mayo de 2017 - 12:46