"Utopías para un feminismo radical"
Noticia anterior

SOBRE DIOSAS, AMAZONAS Y VESTALES

Noticia siguiente
Una pequeña reflexión y algunos entresacados sobre el libro de Victoria Sendón de León. SOBRE DIOSAS, AMAZONAS Y VESTALES

Matiza la autora de esta reflexión que cuando llegó a sus manos este libro por mediación de una mujer feminista, que se puso a leerlo con avidez, que cuanto más leía las respuestas a todas sus preguntas se le iban abriendo… "y comprendí todo lo que me había sido negado por ser mujer, y más me acercaba al feminismo como mi única ideología, como la forma de ser y estar en este mundo, y sobre todo mi compromiso conlas mujeres". Para ella este ha sido su libro"Iniciático". Ha sido el libro que le ha proporcionado la llave para encontrar a la Madre que toda mujer tiene olvidada pero que se encuentra dormitando en lo mas profundo de cada una de todas nosotras, esperando un pequeño empujoncito para volver a estar despierta, para volver a oír con claridad lo que somos y no lo que nosdicen que somos, que es bien diferente.

"El feminismo independiente se autoproclama radical en cuanto que su lucha es contra el patriarcado, cuya estructura de dominación no se expande únicamente a través de los modos de producción capitalistas, sino a través de los símbolos, los mitos, los ritos, el inconsciente colectivo, la semiótica sexual, el cuerpo colonizado y la historia robada"

La mujer no ha llegado a ser conciencia distinta y la revolución de las mujeres tiene una entidad suficiente como para plantear una política de ruptura propia, la meta de la revolución pendiente apunta mucho más allá de un socialismo igualitario, es un paso doloroso pero necesario y decisivo hacia una sociedad mejor. La espera no debe importarnos porque toda revolución auténtica esta circunscrita por ella.

Victoria apuesta por las Itácas como la verdadera revolución, porque tomar los modelos de los hombres sólo nos lleva a la inseguridad, ya que no sabemos quienes somos ni conocemos el valor de la feminidad y por ello, frecuentemente carecemos de una estructura de Sujeto.

El movimiento empezará a poseer identidad propia, cuando seamos capaces de ir transformando el principio de realidad por el principio de placer.

El feminismo no debe encaminarse ni debe encuadrarse en la dialéctica general de las luchas de clases ni en la larga marcha hacia el socialismo porque, cómo podemos fiarnos de una doctrina política cuya letra de su himno versa como sigue (texto literal de la Primera Internacional): "… Que sea posible alcanzar una situación en que cada hombre adulto pueda tomar mujer y formar una familia cuya existencia estará asegurada por su trabajo, lo que hará que dejen de existir estas pobres criaturas que, dado su aislamiento, se conviertan en presa de la desesperación, pecando contra ellas mismas y contra la naturaleza y marcando a la civilización con una mancha al prostituirse comerciando con sus cuerpos (…). El trabajo legítimo de las mujeres y de las madres se sitúa en el hogar y en la familia, velando y ocupándose de los hijos". Si comparásemos este texto con cualquiera de los que promulgó Pilar Primo de Rivera, fundadora de la "Sección Femenina", no encontraríamos grandes diferencias.

Complicidad soterrada o fragante que ambos guardan respeto al espíritu de dominación patriarcal. Las "derechas" o las "izquierdas" son un artilugio para convertir a los individuos en "masa" y quitarse de un plumazo el peligro de las grandes iluminaciones.

Las mujeres tenemos que aspirar a los pequeños cenáculos, a nuevos Eleusis o Delfos, a infinidad de ellos, un modo nuevo de pensar daría como resultado un modo nuevo de vivir, y la vida es lo que está en juego ylos modelos patriarcales son máscaras que nos están matando. No tenemos más remedio que revivir al mito porque los mitos son los que nos ponen en comunicación directa con el inconsciente colectivo.

Sobre Estructura y Pensamiento

En este apartado Victoria nos revela que por pertenecer a una determinada clase, no se está libre de la deformación que impone la ideología de dicha clase. La ideología es esa "falsa conciencia", ese "enmascaramiento de la realidad" que permite al explotador seguir explotando, y al explotado le imbuye de resignación para seguir siéndolo.

Inclusive va más allá para decirnos que "Aceptar la sociedad en su conjunto y pretender cambiar algunos aspectos meramente legales no pasa de ser un mero reformismo, y el feminismo –si lo es- constituye un planteamiento radical, pues su planteamiento va desde la sexualidad al cuestionamiento del poder, desde la relación con la naturaleza a las formas de trabajo, desde la estructura familiar a la estructura económica, la autoconciencia de la inversión de los mitos, desde la semiótica a la acción directa…"

Su tesis es que la mujeres no pueden seguir interpretando la vida desde un esquema patriarcal, porque la mujer es el eslabón perdido de cualquier teoría y práctica revolucionaria. Y no ya como activista o como ser humano genérico equiparada al varón, sino como pieza clave para entender muchas realidades. Para la mujer autoconsciente, hacer del mundo "su mundo" le implica trasformarlo TODO y mientras no lo transforme, nunca jamás cejara su alienación.

Las mujeres autoconscientes han de simultanear, pensamiento y acción, pues el propio pensamiento se enquista en la inactividad y en este punto, Victoria nos da las claves de la lucha para decirnos que es una cuestión de prioridades "¿pensamiento o estructura?, ¿estructuras o situaciones provocadas?, ¿individuo o sociedad? Creo que todo, pero por este orden: pensamiento-estructura, situación-estructura, individuo-sociedad."

Por todo esto la autora no entiende que las feministas sigamos pidiendo la igualdad, porque la igualdad nunca puede ser un punto de llegada, ni de partida, porque nunca la igualdad es el requisito para la libertad.

Victoria Sendón nos emplaza en este libro a que analicemos las posibilidades que encierra la diferencia que ha podido preservar la mujer entre sus múltiples marcas, como posibles valores de futuro. Posiblemente esté más equiparada para el cambio por no haber interpretado o personalizado las leyes que el hombre le ha impuesto. Por ello su revolución no va a ser la instauración de un nuevo orden, sino la posibilidad del desorden, valorado como creación y libertad, ¿Por qué no comenzamos por quitarnos los velos?, Como nos dice Victoria Sendón, "los velos, todos los velos, los metafóricos y los reales… y quien quiera entender, que entienda".

Fdo. Elvira Campos

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Lunes 29 de mayo de 2017 - 11:25