El segundo pecado capital es la avaricia
Noticia anterior

¿Mujeres en el consistorio israelita del Bajo Rin?

Noticia siguiente
Des femmes au consistoire israélite du Bas-Rhin ?

Las religiones están de moda o quizás sería más preciso decir que las religiones están en boga, acaparando tanto los medios de comunicación que no hay día que una, mientras hojea la prensa con el primer café de la mañana, no tropiece -sus ojos-con un velo, un birrete, una kipá, algún cura pedófilo o un energúmeno autoinmolándose in nombre de su dios.

Le Monde  19.09.06 15h. 44  - Puesta al día el 19.09. 06. 15h.44

Las religiones están de moda o quizás sería más preciso decir que las religiones están en boga, acaparando tanto los medios de comunicación que no hay día que una, mientras hojea la prensa con el primer café de la mañana,  no tropiece -sus ojos- con un velo, un birrete, una kipá, algún cura pedófilo o un energúmeno autoinmolándose in nombre de su dios. Un dios que, a primera vista, parece una persona (?) sensata, amable,  generosa…, pero que en privado debe comportarse bien diferente. Quiero decir, cuando habla con sus acólitos, ¿o son profetas? El hecho es que éstos, no hacen más que dar por donde amargan los pepinos y, qué casualidad, a todos les da por fastidiar –siendo fina- a las que ellos llaman el sexo débil –y otras cosas peores. ¿Por qué será que a todas las religiones les da por lo mismo? ¿Qué medio oculto guardan tan celosamente en sus sótanos y sus sotanas? ¿Por qué odian tanto a las mujeres? ¿Por qué las temen? Así las cosas, hoy les ha tocado el turno a las judías, digo, a las mujeres judías.

El pasado mes de septiembre estaba yo en mi despacho preparando el dossier de prensa (europeo) cuando me topé con esta noticia, publicada en Le Monde. El título, al principio no me dijo nada y, seguí hojeando el diario. Pero, algo raro debía contener el título de la noticia cuando me hizo volver a la página donde ésta: cinco mujeres judías exigen su lugar en el seno de la institución religiosa del consistorio israelita del Bajo-Rin, y no se les permite. La jerarquía patriarcal quiere seguir, ¡cómo no!, ostentando el poder absoluto. Que avariciosos, su credo no es compartir a pesar de que su díos (¿o fue su hijo?) dijo: bienaventurados los misericordiosos, porque ellos conseguirán la misericordia. No hay duda alguna: los patriarcas de estas religiones monoteístas –son los que más conocemos- no se distinguen por su misericordia ni por su templanza. Vean ustedes.

Des femmes au consistoire israélite du Bas-Rhin ?

LE MONDE | 19.09.06 | 15h44 • Mis à jour le 19.09.06 | 15h44

lles sont cinq à partir à l'assaut du consistoire israélite du Bas-Rhin. Cinq femmes juives, qui s'avouent 'de sensibilités diverses' et réclament leur place au sein de l'institution religieuse. Elles veulent se présenter aux élections au conseil d'administration, qui auront lieu le 22 octobre. Une fin de non-recevoir leur a été opposée. Motif : seuls les hommes peuvent être élus, et rien ne peut être changé au régime des cultes, dit 'concordataire', en vigueur dans le Bas-Rhin.

'Seule la loi peut modifier la loi, avance René Gutman, grand rabbin de Strasbourg. Nous ne sommes pas compétents pour modifier les textes qui fixent le régime spécial des cultes en Alsace-Moselle.' Il invoque un avis du Conseil d'Etat du 2 mai 1974, selon lequel le règlement intérieur fixant les modalités du vote ne peut être modifié. Le rabbin Gutman ajoute un autre argument, qu'il juge décisif : 'Il n'est pas dans l'intérêt des communautés religieuses, tous cultes confondus, d'ouvrir une brèche dans le régime concordataire...'

Légalement, il semble que l'argumentation juridique du grand rabbin Gutman ne tienne pas. C'est en tout cas l'avis de Didier Leschi, chef du bureau central des cultes au ministère de l'intérieur. 'En 1991, le consistoire du Bas-Rhin a accepté que les femmes deviennent électrices sans qu'il y ait eu besoin de modifier les textes du XIXe siècle, rappelle-t-il. Le problème de l'éligibilité est de même nature et relève du règlement intérieur du consistoire. Une modification de ce règlement ne bouleverse en rien le droit local.'

L'ordonnance royale du 25 mai 1844, qui organise le fonctionnement des consistoires, se contente de parler de l'élection de 'notables' au conseil d'administration, sans précision de sexe. Le chef du bureau des cultes va plus loin, estimant que l'ouverture aux femmes est une nécessité : 'Les consistoires israélites d'Alsace-Moselle sont des établissements publics. On voit mal comment ils pourraient échapper, surtout en matière électorale, au principe général d'égalité entre hommes et femmes, dès lors que des femmes demandent à accéder aux mêmes droits que les hommes...'

Le président du consistoire du Bas-Rhin n'est autre que Jean Kahn, président du Consistoire central de France. Il affirme qu'il a 'toujours été favorable à la présence des femmes'. Mais il ajoute : 'Je ne peux pas m'opposer à la volonté du grand rabbin. Il dispose, en quelque sorte, d'un droit de veto.' Les cinq 'suffragettes' ne s'avouent pas battues. Elles ont mis en ligne une pétition qui a déjà recueilli plus de 550 signatures (www.ipetitions.com/petition/eligible).

Janine Elkouby, professeur de lettres, qui fait partie des rebelles, a bravé l'interdiction du grand rabbinat. Le 7 juillet, elle a déposé très officiellement sa candidature. Celle-ci a été rejetée le lendemain. 'Nous sommes disposées à aller jusqu'au bout, pour mettre un terme à ce que nous considérons comme une injustice et un anachronisme, lance Mme Elkouby. Quitte à aller devant la justice et à attaquer les élections devant le tribunal administratif.'

Certains interprètent la position du grand rabbin René Gutman, qui a une réputation de modéré, comme une concession faite aux éléments les plus orthodoxes de la communauté. Janine Elkouby ne veut pas entrer dans cette polémique. Elle se définit elle-même comme 'religieuse'. 'Il n'y a aucune contradiction entre la revendication d'égalité des droits pour les femmes et ma foi juive', insiste-t-elle.

Mme Elkouby constate que les autres cultes reconnus en Alsace-Moselle, protestant et catholique, ont intégré des femmes dans leur système de gestion. En outre, estime-t-elle, si le consistoire du Bas-Rhin s'ouvre aux femmes, les autres consistoires 'concordataires' du Haut-Rhin et de Moselle devront s'aligner.

A Paris, une polémique avait accompagné, en 1997, l'ouverture aux femmes du consistoire, le plus important en France. Sous l'impulsion du président de l'époque, Moïse Cohen, quatre femmes s'étaient présentées et avaient été élues. A l'époque, le grand rabbin de Paris, David Messas, avait exprimé de vives réserves. Aujourd'hui, la participation des femmes au consistoire de Paris est acquise et ne soulève plus de difficultés.

Xavier Ternisien

Article paru dans l'édition du 20.09.06

Son cinco mujeres las que han decidido tomar el consistorio israelita del Bajo Rin. Cinco mujeres judías, que se declaran de "sensibilidades diversas "y exigen su lugar en el seno de la institución religiosa. Quieren presentarse a las elecciones del consejo de administración, que se celebrarán el 22 de octubre pero se han topado con una orden de no-recepción. ¿El motivo?: solamente los hombres pueden ser elegidos, y nada puede cambiar en el régimen de culto, llamado "concordataire", en vigor en el Bajo Rin.

René Gutman, gran rabino de Strasbourg, expone que sólo la ley puede modificar la ley, nosotros no somos competentes para modificar los textos que establecen el régimen especial de culto en Alsacia- Moselle. El rabino recurre a un informe del Consejo de Estado de 2 de mayo de 1974, según el cual el reglamento interior que fija las modalidades de voto no puede ser modificado. Y Gutman añade otro argumento que considera decisivo: No es del interés para las comunidades religiosas, incluidos todos los cultos, abrir una brecha en el régimen concordataire..."

Desde el punto de vista legal, parece que el argumento jurídico del rabino Gutman no se tiene en pie. Esta es al menos la opinión de Didier Leschi, jefe de la oficina central de cultos del ministerio del interior que opina que en 1991, el consistorio del Bajo Rin aceptó que las mujeres fueran electoras sin que hubiera necesidad de modificar los textos del siglo XIX, recuerda. El problema de la elegibilidad es de esa misma naturaleza y así se desprende del reglamento interno del consistorio. Una modificación de este reglamento no altera en nada  el derecho local".

La ordenanza real de 25 de mayo de 1844, que organiza el funcionamiento de los consistoires, se limita a hablar de la elección de los "notables" en el Consejo de Administración, sin precisar el sexo. El Jefe de la Oficina de Cultos va más allá estimando que la apertura a las mujeres es una necesidad: "Los consistoires israelitas de Alsacia-Moselle son establecimientos públicos, por lo que no se explica que pudieran escapar, sobre todo en materia electoral, al principio general de igualdad entre hombres y mujeres, teniendo en cuenta que las mujeres piden acceder a los mismos derechos que los hombres..."

Jean Kahn, presidente del consistorio del Bajo Rin y del Consistorio central de Francia, opina que él siempre ha sido favorable a la presencia de mujeres, pero añade que no puede oponerse a la voluntad del gran rabino que además goza, en cierto sentido, del derecho al veto. Así las cosas, las cinco "sufragistas" no se dan por vencidas y han puesto en Internet una petición de firmas que ya ha recogido 550 (www.ipetition.com/petition/eligible).

Janine Elkouby, profesora de letras que forma parte de las rebeldes, ha desafiado a prohibición del gran rabino, presentando su candidatura oficialmente el pasado 7 de julio, candidatura que fue rechazada al día siguiente. "Estamos dispuestas a ir hasta el final para terminar con lo que consideramos una injusticia y un anacronismo, llevaremos el caso ante la justicia e impugnaremos las elecciones ante el tribunal administrativo" declaraba la señora Elkouby.

Algunos interpretan la postura del gran rabino René Gutman que tiene reputación de moderado, como una concesión a las facciones  más ortodoxos de la comunidad. Janine Elkouby no quiere entrar en esta polémica. Se auto-define "religiosa" y opina que no hay ninguna contradicción entre la reivindicación de la igualdad de derechos para las mujeres y mi fe judía"

La señora Elkouby constata que los otros cultos, protestante y católico, reconocidos en Alsacia Moselle han integrado a las mujeres en sus sistemas de gestión.  Insiste además que si el consistorio del Bajo Rin se abre a las mujeres, los otros consistorios concordataires del Alto Rin y de Moselle deberán hacerlo también.

En París, en 1997, se planteó una polémica con ocasión de la admisión de mujeres en el consistorio más importante de Francia. Bajo el impulso del presidente de aquella etapa, Moïse Cohen, se presentaron y fueron elegidas cuatro mujeres. En aquel momento, el gran rabino de París, David Messas, había expresado serias reservas al respecto. Hoy la participación de las mujeres en el consistorio de París es un hecho consolidado y no provoca dificultad alguna.

Xavier Ternisien

Artículo aparecido en la edición del 20.09-06

Traductoras:

Blanca Martín

Carmen Aguilar

 

 

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Jueves 25 de mayo de 2017 - 01:22