Noticia anterior

¿Una europea a la cabeza de la ONU? No ha podido ser

Noticia siguiente
14.513 personas votaron a Vaira Vike-Freiberga

 

El puesto de 'Secretario General' de la ONU no ha pasado a formar parte del género femenino; seguirá siendo masculino porque los varones se niegan a dar un paso atrás.

El pasado 5 de octubre la presidenta de Letonia retiraba su candidatura al puesto de Secretaria General de la ONU.

La señora Vike-Freiberga había conseguido llegar a la tercera posición del voto en blanco, y recién entrada en la competición, la presidenta había obtenido 7 votos positivos, 6 negativos y 2 abstenciones. No obstante, y por motivos que no confesarán pero que podemos suponer, Vaira Vike-Freiberga retiró su candidatura y, el 9 de octubre el Consejo de Seguridad nombraba sucesor de Kifi Annan a Ban Ki-Moon, Ministro de Asuntos Exteriores de Corea del Sur.

Señalaba la señora Vike-Freiberga que la campaña ha mostrado el gran interés de miles de personas a favor de una "mayor implicación de las mujeres en los asuntos del mundo". Esta campaña ha mostrado también que hay muchas, muchísimas personas que apoyan y que desean que una mujer ocupe un puesto de alta responsabilidad, como el de Secretaria General de la ONU.

Pero no ha podido ser. Los hados, claro está, no han estado de nuestra parte.

De cualquiera de las maneras la iniciativa de votar a una mujer para el cargo de Secretaria General no ha pasado desapercibida porque los responsables –y alguna responsable- de las naciones se están dando cuenta de que hay un número importante de personas que desea ser representadas por mujeres. Saben que es importante nombrar a mujeres en puestos ejecutivos, y saben que en el próximo mandato sí habrá una mujer al frente de la ONU.

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Domingo 26 de marzo de 2017 - 22:46