Esta sección la queremos dedicar a las noticias diarias, a los eventos que surgen día a día, a conmemoraciones, manifestaciones, actividades que surgen de un día para otro. Que sirva como lugar de concentración, de encuentro, de citas para que asociaciones de mujeres o personas individuales puedan publicitar aquí sus historias. Que las puedan contar y ser expandidas para el conocimiento y empoderamiento de todas nosotras. Queremos que este sea un territorio donde todas podamos enviar nuestros pensamientos, ideas, manifestaciones, citas... y puedan ser leídas y compartidas. Nuestra red de redes.

Noticia del Domingo 20 de abril de 2008
Noticia anterior

EL ERROR SOCIAL

Noticia siguiente
Error femenino, dicen ellos

El pasado viernes 18 de abril publicaba el señor García Babeitoen la sección de Opinión-Firmas del diario ABC un artículo sobre los errores que las mujeres cometemos cuando nos encontramos en situación de violencia, violencia contra nuestro cuerpo, contra nuestra mente, violencia de género, dicen ahora. Dos expertas en esta materia lo denominan terrorismo machista y ruegan al dueño del artículo que él tituló "El error femenino" que, antes de emitir juicios personales, publicarlos y ser pagado por ellos se asesore para no errar y poder así emir juicios que no predispongan equivocadamente las mentes y los juicios de las personas que puedan llegar a leerlos. También ruegan que dejen en paz a las putas, a sus hijos e hijas y que si quieren insultar a estos asesinos, sugieren, pueden llamarles por su nombre, asesinos o hijos de macarra, ¿le parece bien señor Gª Barbeito?

POR DOLORES MARTÍN FERNÁNDEZ>Licenciada en Psicología> Master en Género e Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres Especialidad Violencia contra las Mujeres> Opinión Profesional (que no personal)>18-04-08

En ningún momento he oído hablar de que el terrorismo sea un "desmadre de sangre". Es más, no creo que nadie se atreviera a opinar en este sentido de un Terrorismo Político. Tampoco he leído en ningún sitio que las víctimas terroristas deban colaborar con los asesinos y que la culpa de que las maten es suya por no poner freno a la situación y por negarse a convivir socialmente con ellos.

En cuanto al Terrorismo Machista, al Terrorismo de Pareja no opinamos de la misma manera. A partir de ahí, podemos ver que la vida humana, depende de quién seas, tiene distinto valor. Es realmente desgarrador que la persona con la que has compartido tu vida, tus deseos, tus anhelos, tu intimidad… tu todo, la persona que más te conoce, utilice esa información para dominarte, para humillarte, para someterte. En el caso del terrorismo político no se conoce a la víctima; en el caso del terrorismo machista, sí. El terrorista no sólo la conoce, sino que en muchos casos ha convivido con ella y ha compartido todo tipo de momentos. Y no es que ella, por lo que sea como comenta el señor García Barbeito, siga con él, sino que él se ha encargado de crear unos vínculos tóxicos y bastante fuertes para que ella dependa de él en todos los sentidos, en todos: su voluntad ya no es la suya propia, es la voluntad de su agresor. Bajando sus defensas al mínimo a través de desvalorizaciones constantes, humillaciones, control, vejaciones, insultos, agresiones físicas y todo tipo de estrategias inimaginables (se lo digo yo, inimaginables) él consigue programarla, entendiendo la programación como borrarle su cuaderno emocional y sobrescribir los sentimientos y pensamientos del agresor en ella como si le fueran propios.

En todo este despropósito con un propósito determinado, el del control absoluto, no sólo justificamos en innumerables situaciones la conducta del agresor buscando posibles causas (el alcohol, otras drogas, enfermedades mentales inexistentes o cualquier tipo de trastorno) sino que culpabilizamos a la víctima. En el caso del tipo que ve a su mujer y a su hijo de siete meses y se le echa encima con el coche para matarla o matarlos él tenía orden de alejamiento y ella convivía con él. Imagínese señor Gª Barbeito las estrategias que ha podido desplegar él y cómo puede llegar a tener ella la voluntad de mermada para que vuelva a convivir con él a pesar de las agresiones a las que se ha visto sometida. Nosotros y nosotras, desde nuestra posición no podemos juzgar y mucho menos culpar a la víctima de esta situación, que no es otra que la mujer que se ha visto sometida a las más atroces barbaridades, la última ésta, la de atropellarla con un coche con la intención de asesinarla.

Así que por favor, en este caso la ignorancia respecto al tema hace daño, con actitudes como estas lo único que hacemos es echar tierra sobre la/s víctima/s y justificar al asesino. Es hora ya de que nos quitemos la venda de los ojos y recriminemos públicamente este terrorismo machista que tantas y tantas víctimas inocentes se cobra casi a diario en nuestro país. Desde la palestra, también se puede luchar contra él.

POR: AMPARO MARÍN ARELLANO> ABOGADA> MASTER EN GÉNERO E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES ENTRE MUJERES Y HOMBRES> ESPECIALISTA EN VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES>18-04-08

Estimado señor García Barbeito, usted será periodista o articulista, no lo sé, pero sí estoy segura que usted muestra un profundo desconocimiento de lo que es la Violencia de Género y, a pesar de ello, usted se atreve a hacer un artículo sobre el tema. Es como si yo, Abogada, Master en Género e Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, Especialista en Violencia contra las Mujeres, escribiera sobre física cuántica...zapatero a tus zapatos...

En Violencia de Género no hay crímenes pasionales, eso está ya muy superado. No es cierto que hay amores que matan... Lo cierto es que el maltratador usa la violencia, no para agredir por el daño, si no con un fin y un objetivo claro: subordinar a la mujer para hacerle ver que es de su propiedad. La violencia es un instrumento en sí, con el que se perpetúa la dominación del hombre sobre la mujer.

Desacreditado el término 'Crimen Pasional', además desde hace muchos años, pues conlleva connotaciones de enajenación mental, y por tanto, eximente o atenuante. El agresor sabe muy bien lo que está haciendo, lo lleva planeando durante toda una vida de humillaciones, insultos y vejaciones...

Ah, por cierto, en desuso también el término 'hijoputa', hay que hablar con propiedad 'ASESINO', además no insultemos también a su madre, otra mujer, otra víctima...

Es cierto que las mujeres tienen  dependencia, el maltratador se ha encargado de creársela durante mucho tiempo, además de la autoestima anulada y muchos síntomas más, que usted y yo tendríamos si conviviéramos una temporadita con un tipejo de estos, pero lo que no es admisible es 'REVICTIMIZAR' a la mujer, encima de maltratada tiene la culpa, por no haber querido o podido salir...

El planteamiento es erróneo de base y convierte a la mujer, de nuevo, en víctima, la pregunta sería; ¿Qué hace la sociedad?, ¿Qué hacemos todos y todas para que esa mujer salga de la situación de violencia?, ¿Con qué medios cuenta?

La próxima vez, en vez de culpabilizar a la víctima, intente usted ayudarla a salir de su situación, o es que acaso cuando ETA mata a un o una edil nos preguntamos que por qué no ha hecho nada para dejar de ser concejal o concejala, ¿los culpabilizamos?, pues eso es lo que usted está haciendo con las mujeres.

Cuando tenga que escribir un artículo sobre violencia de género asesórese, vaya a las personas que día a día trabajamos con las víctimas, entonces emitirá usted una opinión acertada. Al igual que si escribiera del cambio climático hablaría con algún experto o experta en el tema, pues en este caso lo mismo. Desgraciadamente de este tema todo el mundo opina y entiende, sin pensar en el daño que se hace a las mujeres, doblemente víctimas: de su verdugo y de la sociedad, (usted mismo dice que ella misma colabora con su asesinato, muy fuerte...) ¡Encima el error es de ella! Llamemos a las cosas por su nombre y digamos TERRORISMO MACHISTA, y de que una vez por todas en España unas víctimas no valgan más que otras.

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Martes 26 de septiembre de 2017 - 14:56