Esta sección la queremos dedicar a las noticias diarias, a los eventos que surgen día a día, a conmemoraciones, manifestaciones, actividades que surgen de un día para otro. Que sirva como lugar de concentración, de encuentro, de citas para que asociaciones de mujeres o personas individuales puedan publicitar aquí sus historias. Que las puedan contar y ser expandidas para el conocimiento y empoderamiento de todas nosotras. Queremos que este sea un territorio donde todas podamos enviar nuestros pensamientos, ideas, manifestaciones, citas... y puedan ser leídas y compartidas. Nuestra red de redes.

Noticia del Jueves 10 de marzo de 2011
8 de Marzo. Días Internacional de las Mujeres
Noticia anterior

Olvidadas, una vez más

Noticia siguiente
Olvidadas, una vez más

La Unión Europea y Estados Unidos han convertido la "estabilidad"en la quintaesencia de las relaciones internacionales. El viejo y cansado, decrépito continente, navega en el mar de su monólogo sordo; su naufragio moral, ético, económico y político que es vergonzoso. Caen las dictaduras y cae con ellas el patriarcado occidental sobre los países árabes que las ha sustentado, alimentado y cebado.
Si la Historia ha hecho justicia, lo tendrá que hacer también con las mujeres. En la mayoría de los países árabes, la sharí’a o ley islámica, define las reglas del comportamiento social tradicional. Según esta ley, a las mujeres se les asigna un papel inferior al del hombre y, en consecuencia, se les discrimina en sus derechos y libertades personales.Aunque la imagen de la igualdad de la mujer se está desarrollando lentamente dentro de algunos estados árabes más seculares, sigue estando en gran medida reducida a los centros urbanos y a los círculos de la clase alta. La mutilación sexual ritual de las mujeres sigue siendo común en las zonas rurales de Egipto, Libia y Yemen. Los regímenes árabes encuentran diferentes modos de enfrentarse a la presión internacional para que mejoren los derechos de las mujeres. Con frecuencia prefieren introducir leves mejoras en la condición de las mujeres en lugar de legislar reformas radicales que pudieran contradecir su ideología y antagonizar a los elementos conservadores del país.
Las mujeres participaron en las masivas protestas en el centro de El Cairo -que terminaron por derrocar al presidente Hosni Mubarak-, sin embargo ninguna experta de Egipto ha sido invitada a participar en el comité que se encarga de redactar una nueva Constitución para una nueva era en el país árabe. Las mujeres sólo tendrán igualdad si participan activamente en todas las negociaciones y decisiones que se lleven a cabo en este periodo de transición. Desgraciadamente, esta realidad no es nueva ni exclusiva de los paises árabes.
Tras el triunfo de la revolución en 1789 pronto surgió una contradicción evidente: una revolución que basaba su justificación en la idea universal de la igualdad natural y política de los seres humanos ("Liberté, Egalité, Fraternité"), negaba el acceso de las mujeres a los derechos políticos, lo que en realidad significaba negar su libertad y su igualdad respecto al resto de los individuos. No fue hasta 1791 cuando se publicó la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana por la que lucharon entre otras, la activista revolucionaria Olimpia de Gouges.
"Las madres, las hijas y las hermanas, representantes de la nación, piden ser constituidas en Asamblea Nacional. Considerando que la ignorancia, el olvido o el desprecio de los derechos de la mujer son las únicas causas de las desgracias públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer en una solemne declaración los derechos naturales, inalienables y sagrados de la mujer (...)"
El encarcelamiento y ejecución de Olimpia de Gouges durante el período de la dictadura jacobina simbolizó el fracaso de las reclamaciones feministas durante la revolución.
En Estados Unidos, el protestantismo promovió la lectura e interpretación individual de los textos sagrados favoreciendo así el acceso de las mujeres a niveles básicos de alfabetización desde un ámbito como la religión que en Europa católica hubiese sido imposible.Tras la guerra de Secesión (1861-1865), el movimiento feminista que había ligado en gran medida su suerte al abolicionismo, la analogía entre los esclavos sin derechos y las mujeres era evidente, sufrió una gran desilusión. Pese al triunfo del bando nordista, partidario de la supresión de la esclavitud, la XIV enmienda de la Constitución, que otorgaba el derecho de voto a los esclavos negros liberados, le negó a la mujer el derecho de sufragio.
Otro tanto ocurrió con el Movimiento obrero, ya que a pesar de que los planteamientos feministas son interclasistas, no lograron penetrar en los ambientes obreros, ni consiguieron nunca movilizar ampliamente a las mujeres trabajadoras. Incluso sorprende la misoginia de alguno de los ideólogos del movimiento obrero como , Pierre-Joseph Proudhon (1809-1864) quien afirmaba: “no hay otra alternativa para las mujeres que la de ser amas de casa o prostitutas”. La lucha de las mujeres debía subordinarse, o como mucho ir unida, a la lucha de clases. El primer teórico marxista que escribió de una forma específica sobre la mujer fue August Bebel en su libro La mujer y el socialismo (1879). La I Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas llegó a agrupar 174.751 afiliadas en 1914.
La participación de la mujer en revoluciones que han supuesto grandes hitos historícos ha sido silenciada, ocultada como si no hubiera existido. Sacrificadas en aras de un bien común los grandes logros de la humanidad no se hubieran conseguido sin la participación de la mujer. Sin embargo, una vez alcanzados los objetivos primarios el desarrollo de los mismos ha dependido o se ha supeditado a los intereses de una minoria, ¿volverán a prender que perdamos el tren de la historia?
Algunos dirigentes políticos europeos creen ver en estas revoluciones la evidencia que cuestiona todas las retóricas sobre un mundo árabe estático, patriarcal, retrógrada, radical, fundamentalista y terrorista. Veremos a ver en que queda esto.


Por: Susana Marín Aguilera

revista la otra pagina © Laotrapagina.com | Queremos que este sea un lugar propio en el que todo aquello que tenga relación con la mujer pueda ser escrito y publicado, comentado y debatido; también criticado, con buenas prácticas.
Desarrollo web: Olivier Bertoncello Data Consulting
Sábado 16 de diciembre de 2017 - 11:54